Pink aprovecha los VMAs para derribar la idea única de belleza

Su propósito es que su hija Willow olvide que no es lo suficientemente guapa o femenina para gustar a los demás.

La pasada noche se celebraron los VMAs y aunque los asistentes (y el resto del mundo) estaba pendiente del nuevo single de Taylor Swift y de la presentadora del evento -y su archienemiga- Katy Perry, si hubo una persona que consiguió emocionarnos a todos, esa fue Pink.

La cantante, que fue galardonada con el premio Michael Jackson Video Vanguard, un reconocimiento que se le concede a los artistas que han alcanzado un estatus de veteranía en el mundo de la música, asistió a la gala junto a su hija y su marido. Y los tres llevaban trajes masculinos a juego. Antes de que se acercase al micrófono -ya cambiada, con un mono blanco-, nadie podía imaginar que detrás del outfit existía una reivindicación, como casi siempre ocurre.

Cuando su amiga Ellen DeGeneres le entregó el astronauta plateado, Pink sabía que millones de personas la estarían viendo, así que aprovechó para lanzar un speech que pretendía empoderar a su hija Willow, de 6 años, y de paso al resto de niños (y adultos) que estuviesen escuchándola.

Pink recordó que un buen día su hija le dijo: “Mamá, soy la niña más fea que conozco. Y yo me quedé como, ‘¿Qué?’. Ella me contestó, ‘Parezco un chico con el pelo largo’. Y yo pensé, ‘Oh, Dios mío, solo tiene seis años, ¿de dónde viene todo esto?’.

 

 

La cantante no daba crédito; la situación era peor de lo que podía imaginar: su hija aun no había llegado a la adolescencia y ya tenía que lidiar con las críticas de una sociedad que consideraba que no cumplía con lo que se suponía que debía ser una niña (y después una mujer).

Pink continuó: “No le dije nada, pero fui a casa e hice un PowerPoint, en donde coloqué a estrellas de rock andróginas y artistas que vivieron como ellos querían, aunque lo más probable es que hayan tenido que soportar críticas constantes, pero que han ondeado esa bandera y nos han inspirado al resto”. Entre los seleccionados había estrellas consagradas y conocidas por todos como Annie Lennox, Prince, George Michael, Elton John y Michael Jackson

Después de que la niña viese la presentación, Pink le dijo: “¿Tú ves que me deje crecer el pelo? Y ella dijo, ‘No, mamá’. ¿Tú ves que mi cuerpo cambie? ‘No, mamá’. ¿Tú ves que alguna vez haya cambiado la forma en la que me muestro ante el mundo? ‘No, mamá’. ¿Y me ves llenando estadios en todo el mundo? ‘Sí, mamá’. Así que, pequeña, nosotras no cambiamos; nosotras ayudamos a otra gente a que vean que otro tipo de belleza existe”, concluyó la cantante, ante su familia y el resto del público, visiblemente emocionados.