Pink se convierte en un apoyo fundamental para las madres 'imperfectas'

O lo que es lo mismo, todas.

Etiquetas:

Pink ha hecho de su vida privada algo público, con el propósito de empoderar a todos aquellos que comparten o han compartido experiencias similares y no han tenido nadie con quien compartirlas. Porque Pink, además de cantante es madre (y también mujer de Carey Hart). Y como esta parte de sí misma resulta difícil de separar de su otra faceta más profesional, ella misma ha decidido aprovechar su popularidad para reivindicar ciertas causas sociales (lo personal es político), siempre desde un punto de vista de género.

Por eso aprovechó su momento en el estrado durante los pasados VMAs para relatar la historia de su hija Willow, de 6 años, que había pasado un horrible momento después de que sus compañeros de clase la acusasen de ser poco femenina. Entonces, su madre quiso demostrarle que no hay un tipo de belleza único y que lo importante es ser fiel a una misma.

Después de aquello, Pink, que el pasado diciembre dio a luz a su segundo hijo, Jameson Moon Hart, publicó un selfie con un ‘sacaleches’, un instrumento necesario para que las madres extraigan la leche que después darán como alimento a sus bebés. Porque la lactancia, ya se sabe, es una batalla que aun no hemos ganado. Y entremedias, la cantante también quiso hablar sobre las dificultades en su matrimonio y reconoció que ella y su marido habían pasado por momentos en los que el sexo era inexistente.

Pero, en esta ocasión, Pink se encontró con una mujer mientras hacía la compra y juntas compartieron un momento entrañable de comunión entre ellas. Lo sabemos porque ella misma ha querido compartirlo con sus seguidores en su cuenta de Twitter.

“Una madre muy entrañable se acercó a mí la pasada noche en el supermercado y me dedicó unas palabras preciosas sobre lo mucho que le había ayudado que yo hablase de mi maternidad, pero sobre todo le gustó que no me diese vergüenza ser imperfecta. Lloramos juntas. Es muy duro, ¿sabéis? Espero que vosotras, todas las madres, podáis ayudaros las unas a las otras y que os deis un pequeño respiro”, escribió la cantante. Una vez más, Pink aprovecha para reivindicar la figura de la ‘mala madre’ o madre imperfecta, con dudas, inseguridades y momentos de vulnerabilidad. Una madre real, que antes de ser madre es persona y que, como tal, comete errores.