Natalie Portman ha caído en Instagram… Por una buena causa

La actriz israelí se había negado a tener presencia en ninguna red social hasta ahora.

Etiquetas:

Es difícil, a estas alturas, que un personaje público no tenga perfil oficial en las grandes redes sociales. Su presencia digital se ha vuelto no solo lucrativa y clave para incrementar su base de fans y el número de propuestas a las que puede acceder, sino que se trata ya de algo casi imperante si alguien aspira a considerarse relevante en la esfera pública. La cercanía con el público y el control de su imagen van inevitablemente de la mano de la construcción de un discurso propio sobre quién es y cómo ve la vida dicho personaje. Hoy, si no estás en internet, no estás.

Pese a ello, todavía quedan algunas renegadas que adquirieron gran fama antes de la llegada del 2.0 y que prefieren mantenerse al margen de todo este juego. En el lado opuesto de aquellas que no toleran el FOMO (Fear of Missing Out), es decir, el miedo a perderse algo, éstas abanderan el FOGO (Fear of Going Out), el miedo a estar siempre a la vista de todos.

Una de sus portavoces más poderosas es Natalie Portman, que no tiene ni Facebook ni Twitter y que tomó la decisión de mantener su vida privada alejada de las redes. Por ello, cuando hace tres días decidió abrirse una cuenta en Instagram (la segunda red social más grande del mundo en este momento), la sorpresa fue mayúscula. Aunque pronto vimos que no se trataba de un cambio en su forma de pensar. Para nada.

En apenas 72 horas, @nportmanofficial ha cosechado casi 56 mil seguidores con tan solo siete publicaciones. Dichas imágenes, lejos de abrirnos las puertas al día a día de la actriz israelí o regalarnos selfies o envidiables fotos de sus viajes, se centran en promover la iniciativa Time’s Up, destinada a denunciar el acoso sexual y laboral que las mujeres reciben en Estados Unidos.

Así, el caption de su primer post reza: “Se ha acabado el tiempo del silencio. Se ha acabado el tiempo de esperar. Se ha acabado el tiempo de tolerar la discriminación, el acoso o el abuso”. La imagen que acompaña esta frase muestra otro texto: “Buscamos igualdad representativa, de oportunidades, de beneficios y salariales para todas las mujeres trabajadoras; por no mencionar una mejor representación de la mujer negra, inmigrante, y lesbiana, bisexual y transgénero, cuya experiencia como empleada es a menudo peor que la de su compañera blanca, cisgénero y hetero”.

Estas palabras son la razón de ser de Time’s Up, plataforma de cuya creación son responsables 300 actrices, directoras, guionistas, productoras, agentes y ejecutivas de la industria del cine, entre las que se encuentran nombres de la talla de Reese Witherspoon, Blake Lively o Emma Stone. Su propuesta es tan ambiciosa como necesaria: acabar con el acoso sexual dentro y fuera del séptimo arte.

De nuevo, Portman nos da una lección de cómo sí se puede estar en lo más alto y conservar valores firmes y usar el poder de la influencia para mejorar de la realidad en la que vivimos. En un magnífico plot twist, la actriz ha decidido entrar en el juego de la mejor forma posible. Esperemos que en un tiempo su cuenta no derive hacia fotos familiares, cosa poco probable después de oírle declarar que permanece “alejada de las redes sociales porque, cuando ya tienes mucha atención puesta en ti, la privacidad se convierte en lo más valioso que tienes, y está genial mantener ese rinconcito para uno mismo”.


Nosotros ya le dimos follow. Y pensamos dar unos cuantos unfollow a cuentas vacías de contenido valioso. Es tiempo de cumplir propósitos.