Millie Bobby Brown: "Mi madre me ayuda a vestirme como alguien de mi edad"

La joven actriz está nominada a los premios Emmy por su papel de Eleven en 'Stranger Things'. Pero el éxito no ha logrado separarla de su único objetivo: actuar.

Millie Bobby Brown, más conocida por su papel de Eleven en la popular serie de Netflix, Stranger Things, acaba de protagonizar una de las tres portadas del nuevo número de la revista Teen Vogue. Durante la entrevista, Brown se encuentra en Atlanta (Georgia) colocándose extensiones para una secuela de Godzilla de la que podremos disfrutar próximamente y que tendrá locaciones en México.

Las otras dos chicas que la acompañan son la modelo e hija de Cindy Crawford, Kaia Gerber, y la actriz de Los juegos del hambre, Amandla Stenberg.Ninguna de ellas sobrepasa la mayoría de edad, pero ya son conocidas en todo el mundo por su trabajo. Brown es la más joven; solo tiene 13 años, aunque ya ha sido nominada para la próxima edición de los premios Emmy, que se celebrarán dentro de un mes. Pero, a pesar de su edad, y de su trayectoria, la actriz tiene las cosas muy claras, algo que resulta evidente durante toda la entrevista con la publicación.

En esta ocasión ha sido la actriz Drew Barrymore, que se hizo famosa a los 7 años después de protagonizar E.T., la encargada de entrevistarla. Una elección que tiene mucho sentido porque ambas empezaron en la profesión desde muy pequeñas. De hecho, Brown reconoce que [la película] “fue un punto de partida de referencia para la serie”. Porque “ellos querían que me sintiera como un alien, pero que además tuviera relaciones genuinas, como la que tengo con Mike”.

Brown reconoce que Barrymore se encuentra entre sus mayores ídolos y acaba confesándole su amor durante la entrevista. “Cuando me lo dijeron, yo estaba en plan, '¡Dios mío!'. ¡Estaba alucinando! No sé si te has dado cuenta, pero he estado temblando durante toda la conversación por teléfono. Es probablemente una de las charlas más increíbles que he tenido en mi vida. Significa mucho para mí”.

 

 

A lo que Barrymore le contesta. “¡Oh! Las mujeres deberíamos ser una fuente de inspiración entre nosotras”. Brown, como es evidente, está totalmente de acuerdo y tiene una propuesta. “¡Tenemos que formar un squad de chicas ahora mismo!

Pero ser actriz en los Estados Unidos te convierte en una celebridad y Barrymore es consciente de que muchas jóvenes son sexualizadas mediante la ropa desde que son muy pequeñas. Aun así, Brown, parece que tiene las cosas muy claras. “Nunca he sido una de esas chicas que se visten de manera provocativa. Yo no soy así. Visto de la manera más apropiada posible. Suelo llevar shorts y unas tennis. Mi madre me ayuda a vestirme como alguien de mi edad. Es decir, puedo jugar con el maquillaje, pero no me puedo volver loca. Y también me dice, ‘No puedes llevar ese crop top’.”

 

 

Aun así, esta no es la primera vez que Brown ejerce como maniquí. Antes ya había participado en la campaña de Raf Simons para Calvin Klein: “No soy una modelo que pose y aguante cualquier cosa y me niego a hacer algo con lo que no me sienta cómoda o a llevar algo que me pique”.

Porque ni el modelaje ni las redes sociales la alejan de su principal objetivo. “No me importa vivir este momento. Puedo estar sin mi teléfono, Instagram, o cualquier red social. Solo quiero actuar. Lo demás no consigue distraerme de ello”.

 

 De momento, Eleven nos espera en la segunda temporada de Stranger Things el 27 de octubre.