Lily-Rose Depp celebra la mayoría de edad al estilo 'millennial'

Con una sesión de fotos más sugerente de lo habitual a cargo del fotógrafo Steven Klein, y a las órdenes de la veterana editora de moda, Carine Roitfield.

Lily-Rose Depp solo tiene 18 años, pero ya ha ejercido como musa de Chanel, algo que no resulta tan extraño si tenemos en cuenta que su madre, Vanessa Paradis, fue durante años una de las embajadoras de la maison francesa. Ahora, para celebrar su mayoría de edad, Depp se ha dejado fotografiar por Steven Klein para el número 11 de la revista CR Magazine, que saldrá a la venta el próximo 7 de septiembre.

"Steven Klein le hizo esas fotografías increíbles a mi madre cuando ella tenía mi edad. Hicimos la sesión en frente de un espejo con las fotos [de mi madre] pegadas en él. Llevo un look grunge bastante similar al que llevaba ella entonces”, asegura. Depp se refiere a la foto de portada, en la que luce una camisa de cuadros sin nada más por debajo, y sostiene en su boca entrecerrada un pitillo sin encender. Porque, en esta ocasión, la millennial ha querido mostrarse menos recatada que habitualmente. “Ahora voy a mostrar más carne y a ser un poco más sexy. Acabo de cumplir 18 años, así que estoy preparada para subir la apuesta”.

Y para hacerlo, qué mejor que CR Magazine, una revista que dirige Carine Roitfield, la veterana editora de moda que una vez más ha conseguido que Depp se sienta como en casa. “Adoro trabajar con Carine. Ella fue mi estilista durante la primera sesión que hice para Chanel cuando solo tenía 15 años”.

Y a pesar de que todo en su vida parece sencillo, la joven le confiesa a la actriz Natalie Portman -la encargada, en esta ocasión, de entrevistarla- que no ha sido fácil crecer con unos padres famosos e internacionalmente respetados en sus profesiones: el cine y el modelaje. “Mucha gente cree que actúo gracias a mi padre, que no he tenido que trabajar duro para ser vista o reconocida en la industria, así que esto me hace querer trabajar doblemente duro para demostrarle a todo el mundo que no estoy aquí porque sea fácil. No estoy aquí gracias a mi familia”.

 

 

Aun así, Depp reivindica la genética de su madre, pero también su cultura, la francesa. “Para mí, es más rica. También es más sencillo decantase por Europa teniendo en cuenta cómo están las cosas [en Estados Unidos]. Sería más benévola con Estados Unidos hace un año. Pero, en este momento, teniendo en cuenta la política actual, es difícil pararme un segundo y pensar en las cosas por las que quiero a América”, confesó la joven.