Las Kardashian: Una enciclopedia de tropiezos

Cuando se cumplen 10 años de 'Keeping up with the Kardashians' recopilamos sus meteduras de pata.

La gente puede creer que las Kardashian son descendientes del rey Midas, pero no todo lo que tocan es oro o se convierte en éxito seguro. Su dinero y fama no han sido escudo suficiente para escapar de escándalos (aunque de eso viven, claro), vencer la decepción, ignorar la burla y el ataque de los cada vez más aguerridos fanáticos de la industria del entrenamiento. Repasemos sus más desatinados incidentes desde el inicio del boom K hasta la fecha.

La famosa cinta (2007)

Fue la causante de que el mundo comenzara a hablar de Kim. A diferencia de otras celebridades que también sufrieron por la filtración de sus respectivas sex tapes, la actual esposa de Kanye West puede “presumir” de haberle podido sacar el máximo provecho al escándalo para catapultar su fama y así contribuir en gran medida al estreno del reality show que presentaría a todo el Klan. ¡Qué tropezón más afortunado!

El debut como cantante (2011)

El primer sencillo de Kim se tituló Jam (Turn it up) y escucharla era prácticamente una mala fusión entre Jennifer Lopez y Nicole Scherzinger. En la primera semana de su lanzamiento, solo 14 mil copias fueron vendidas en los Estados Unidos. Según lo declarado por ella misma en Watch what happens next con Andy Cohen, las ganancias que obtuvo fueron donadas a una organización que lucha contra el cáncer. Algo es algo, ¿cierto?

El insulto al aire (2011)

Justo cuando se dio el divorcio entre Kim y Khris Humphries, a Kris Jenner se le ocurrió ofender –por desgracia- a los nativos americanos en Good morning America. En aquella entrevista señalaba al exmarido de su hija como un “Indian giver”, pues solicitó de regreso el anillo de compromiso que le había dado. ¿De dónde salió ese término? La momager aclaró que en los años 60 era uno bastante común para referirse a ese acto en cuestión.

La lucha por una sola Kylie (2014)

La personalidad ególatra que comparte con su familia la llevó a enfrentarse legalmente con la princesa del pop británico, Kylie Minogue, al querer registrar su nombre para uso exclusivo. Al enterarse de la movida de Jenner, la cantante se pronunció con un “por supuesto que no”. ¿El verdecito de los tribunales? Solo Minogue podrá usar su nombre en solitario para asuntos comerciales o artísticos. Sí, Kylie solo hay una, y no es la del Klan.

La traición del egoísmo (2015)

El público evaluó el libro de selfies que Kim había publicado y decidió que no valía la pena gastar ni un dólar por él, ni siquiera por incluir fotografías nunca antes vistas. Lo que nos lleva a preguntarnos, ¿qué tanto podrían variar las selfies? Las bajas ventas (no tanto como las de su single), así como las calificaciones recibidas en Amazon (según The Chronicle un 69% le otorgó una estrella y entre los comentarios se leían “un pobre árbol murió por esto”, “¿desde cuándo el papel de baño se volvió tan caro?”), marcaban su fracaso en el mundo editorial.

Las Hermanas Kardashian

No más cócteles (2016)

¿Quién iba a creer que un programa en el que existiera alcohol podría fracasar tan fácilmente? “Kocktails with Khloe” duró una temporada. Al declarar a Entertainment Tonight: “No puedo esperar a enseñarles a mis seguidores lo que tengo preparado para el programa”, pobre, no sabía que iba a quedarse con las ganas y que el cruel destino le permitiría solo 14 episodios. Bueno, ya sabemos cuál fue su revancha.

La foto con Ariana Grande (2017)

Como todo tiene que girar en torno a ella, a Kim le pareció muy buena idea publicar en su cuenta de Instagram una alegre imagen en la que aparecía al lado de su hermana Kendall y la intérprete de “Love me harder”… por relación a lo sucedido con el atentado terrorista en uno de sus conciertos en Manchester. Su caption, “Estoy rezando por todos en Manchester”, no ayudó en absoluto y las críticas le llovieron sin parar.

El polémico Pepsi ad (2017)

Tachado de insensible y superficial, este proyecto le valió a Kendall el disgusto del público. Luego de meses en silencio, por fin confesó hace poco que lo primero por lo que aceptó participar en el comercial fue porque otras grandes figuras como Michael Jackson y Beyoncé habían sido imágenes de la refresquera en el pasado. Nunca imaginó que el concepto creativo sería tan duramente juzgado y… parodiado.

El clan Kardashian

La decepcionante ‘Life of Kylie’ (2017)

No tiene que sentirse mal, recordemos que antes su hermana Khloe no pudo sacar adelante su talk show “Kocktails with Khloe”. Pero que no pierda el rumbo y se dedique a echarle todas las ganas a Kylie Cosmetics, su verdadera y sólida minita de oro. Cuando se creyó que se convertiría en el relevo de Kim, su spin-off demostró ser un desastre. Tal vez el embarazo resultó como caído del cielo, pues varios de los temas o situaciones abordadas durante los primeros capítulos rayaban en lo absurdo, soso y falso.

La deshonestidad y explotación comercial y las apropiaciones culturales (2014, 2016, 2017)

Las más jóvenes de las hermanas se encargaron de hacer rabiar al fotógrafo Michael Miller, quien interpuso una demanda porque utilizaron sin permiso imágenes de Tupac Shakur para imprimirlas en su línea de camisetas vintage. ¿Otra de las desafortunadas “coincidencias”? El bolso Lee Leather Clutch (en forma de China box) se percibió como una réplica del modelo que había sido lanzado por Kate Spade tres años atrás.

¿Y cómo olvidar cuando las acusaron de robar el look de chola característico de Latinoamérica? Y mientras en dúo llevaron a cabo dichas vergonzosas acciones, Kylie también hizo de las suyas en solitario. Ha ejercido como copycat de outfits de varias celebridades (entre ellas, Rihanna), plagió un trabajo de la maquillista Vlada Haggerty para la campaña de su marca de maquillaje, y como remate, la artista inglesa Sara Pope la acusó de haber duplicado una de sus piezas de “Tempation Neon” (2015) para la realización de la entrada de su reality personal.