Kim Kardashian planea llevar a toda su familia al hospital para dar la bienvenida a su tercer hijo

La celebridad no quiere perderse ningún detalle del nacimiento del bebé, que nacerá mediante maternidad subrogada.

En el eterno debate entre maternidad subrogada sí o no, Kim Kardashian lo tiene bastante claro. Y su marido, Kanye West, también. Los padres de North, de cuatro años, y Saint, que aun no ha cumplido el segundo año de vida, han anunciado que tendrán a su tercer hijo mediante una madre gestante veinteañera de la que no se conoce su identidad.

Ahora, sabemos que además pretenden celebrar una fiesta de cumpleaños en el hospital para dar la bienvenida al nuevo miembro del 'klan'. Su principal propósito es que la criatura esté cerca de la que será su familia en el momento de su nacimiento. Una fuente cercana explicó al periódico The Sun el principal motivo de lo que podría parecer una excentricidad más de los Kardashian. “Kim ha tenido unos embarazos muy difíciles con North y Saint, así que no ha podido estar cerca de su familia en el momento de dar a luz. Esta vez, quiere estar presente durante cada segundo del parto para que así se forjen lazos fuertes con el bebé desde el momento de su nacimiento”.

A pesar del secretismo, la publicación TMZ ha asegurado que la pareja ha pagado 45,000 dólares a la madre de alquiler con la condición de que esta se abstenga de beber, fumar o consumir drogas durante el embarazo, lo que parecen recomendaciones lógicas. Sin embargo, no lo parecen tanto, las de no comer pescado crudo, no teñirse el pelo o no darse baños calientes.

“Ella quiere compartir la experiencia con toda la gente que quiere, toda la familia estuvo allí cuando Kourtney tuvo a Mason, y fue una gran experiencia para todos. Además, mucha gente a acompañado a Kim y Kanye en esto, y ellos quieren compartir este momento especial con ellos”, han asegurado.

La celebridad se decantó por la maternidad subrogada después de ser diagnosticada con placenta acreta, una dolencia que podría causar una severa hemorragia durante el parto, y que le ha afectado a los dos nacimientos previos.