Kim Cattrall, arrepentida de no ser madre para rodar 'Sex and the City'

La actriz decidió no quedarse embarazada para no interrumpir el ritmo de la famosa serie.

Cada vez que Kim Cattrall ha explicado las razones por las que no tiene ninguna intención de volver a meterse en la piel de Samantha Jones en futuras entregas de Sex and the City, muchos fans de la serie la han tildado de egoísta por renegar del show que le dio la fama de la que hoy todavía disfruta.

Algo que debería cambiar después de que se acabe de conocer uno de los principales motivos por los que la actriz no guarda tan buen recuerdo de aquellos años televisivos como sus telespectadores: haberse dedicado en cuerpo y alma a rodar esos capítulos le impidió cumplir su sueño de ser madre.

“Cuando comenzamos a rodar Sex and the City yo acababa de cumplir los 40, y en esas condiciones tomé la decisión de no quedarme embarazada”, explicó Cattrall en el programa de entrevista Piers Morgan’s Life Stories aludiendo a las largas jornadas de trabajo necesarias para tener lista cada año una temporada de 24 capítulos.

“Había mucha gente que me preguntaba si pensaba hacerlo, pero rodábamos durante 19 horas al día, y eso significaba que mis fines de semana empezaban el sábado por la mañana y que el lunes, a las 4.45 de la mañana, ya estaba en el set trabajando hasta las dos de la mañana”.

Eso sí, esto no significa que nadie en HBO le prohibiera quedarse embarazada por el bien de la serie (de hecho la quinta temporada de la serie solo tuvo ocho capítulos porque Sarah Jessica Parker se quedó embarazada de su primer hijo, James), sino simplemente que Kim tomó esa decisión para no perjudicar su carrera y ahora, cumplidos los 61, se arrepiente.

“Creo que el instinto maternal es algo que todas las mujeres tenemos, pero obviamente el destino, el tiempo, la suerte y el destino no permiten que todas lo seamos”, confesó. “Por eso ahora me preocupo mucho de ser una mentora de jóvenes actrices con las que trabajo. No quiero ser su madre biológica, pero esto me permite ser una mezcla de madre, tía y amiga que me está devolviendo mucho más de lo que yo doy”.

Teniendo delante a la protagonista de una de las polémicas más comentadas de las últimas semanas (que Catrall decidiera no rodar la tercera película de Sex and the City ha traído mucha cola y rumores sobre sus peticiones dignas de una diva), el periodista británico Pier Morgan no dudó en aprovechar la ocasión para pedirle que aclarara su postura.

“No he matado a Samantha, solo la he dejado marchar”, afirmó la actriz. “Esto es lo maravilloso de tener 61 años, que puedo cerrar ese capítulo y hacer solo lo que realmente quiero hacer. Creo que la serie tuvo su momento y las dos películas fueron un bonus. Así que hoy vuelvo a repetir y a jurar que no voy a volver a interpretar a Samantha nunca. Se acabó, y de verdad que lo hago sin ningún resentimiento”.