Katy Perry: feliz cumpleaños y nuevos conciertos en México

La diva cantará en México el peor disco de su trayectoria. 'Looks' erráticos y demás 'epic fails' forman parte de uno de los peores momentos de la diva que hoy cumple 33 años.

Etiquetas:

En 2016 Katy Perry le respondió así a uno de sus seguidores en Twitter que le había preguntado venenosamente si su carrera estaba acabada: “Nos vemos en 2017”. La frase iba a acompañada de un emoji lanzando un beso al aire. Pero la cachetada con guante blanco de la artista no evitó que justo en 2017 nos preguntemos si aquel fan acosador sabría algo que nosotros no. Una serie de malas decisiones han hecho que la carrera de la artista no sea ni la sombra de lo que fue. A eso agreguémosle otros factores y tenemos la receta del déficit artístico de Katy Perry. Ahora que la cantante estadounidense ha anunciado tres con ciertos en México (México, Monterrey y Guadalajara) repasamos qué ha ocurrido con la (ex?) emperatriz del pop. 

EL PEOR DISCO DE SU CARRERA

En junio Katy Perry lanzó Witness, su disco más reciente. ¿El resultado? El álbum que peores críticas ha recibido en su carrera. Y esto no es gratuito, ya que el álbum naufraga musicalmente hablando y ninguno de los sencillos lanzados ha pesado de acuerdo a las expectativas artísticas y comerciales.
¿Malas elecciones? El primer single, Chained the rhythm, no enganchó, el segundo solo pudo llegar al puesto número 76 de las listas y, para sellar el desastre (y la sequía de hits), Swish swish, el tercer sencillo que parecía prometer, después de la segunda semana cayó del lugar 46 y 78 de las listas. 

¿Y LA GIRA?

Se aplazó. El tour con el que la cantante celebraría el lanzamiento de este, su quinto disco, comenzaría el 7 de septiembre pasado y dio inicio casi 15 días después. ¿Iba mal la venta de boletos? La artista aseguró que no, que se trató de un retraso de producción.

¿EL SÍNDROME DE BRITNEY?

Tras un criticado cambio de look a la pixie hace un algunos meses, la cantante sorprendió a sus fans cuando en el show de Ellen Degeneres, apareció con el cabello más corto que la habíamos visto nunca, casi rapada. La cantante justificó su determinación, asegurando que su cabello estaba muy dañado y por eso se lo había cortado. Si bien no se trató de una episodio sicótico como el de Britney Spears rapada, algunos cercanos han declarado que sí es indicio de que las cosas no están muy bien. ¿Para cuando algún fan sensible sube a cuadro un video llorando, pidiéndonos “leave katy alone”?

SUS PEQUEÑOS FAILS EN ESCENA

En 2013 la cantante protagonizó algunos otros clásicos momentos a la “Katy Perry” (no fue “besar a otra chica” ni caerse sobre un pastel en unos premios MTV) de los que esta vez no siempre salió tan bien librada su credibilidad. Uno de los incidentes ocurrió en la entrega de Premios Franceses NJR Music Awards cuando, en el escenario, comenzó a sonar la canción de improviso antes de que ella subiera a su lugar. Cuando Katy logró colocarse frente al micrófono, no pudo sincronizar sus movimientos con la pista y la producción del show decidió detener la actuación y comenzar todo de nuevo (esta vez en vivo, supuestamente). Unos meses antes, la artista había estado en medio de un momento similar, cuando hacía como que tocaba una flauta en vivo y, claro, se equivocó en algún momento y la flauta siguió sonando sin ella fingiendo el movimiento sobre el instrumento. En aquel momento la cantante lo tomó con humor y el público se lo celebró, pero lo cierto es que los Milli Vanilli contemporáneos cada vez caen menos en gracia frente a la audiencia

¿DÓNDE QUEDÓ EL POP?

Su vestido en la gala Met 2017 fue de los más criticados. Se trató de un vestido creado especialmente para ella, por alguien que debe odiarla mucho (y no es Taylor Swift), sino que vino de “fuego amigo”: John Galliano, de la firma Maison Martin Margiela, quien confeccionó uno de los vestidos más extraños que hemos visto desde el modelo de cisne de Björk; tul rojo en capas, zapatillas en forma de pezuña, un velo con un ojo y un diseño supuestamente futurista y voluminoso conforman el desastre. Los fans del pop no están tan acostumbrados a ver a sus estrellas favoritas en ese estilo… a menos que seas Lady Gaga y te cuelgues unos pedazos de carne cruda te lo pasan.

Katy Perry en la gala del MET 2017.

¿EL FIN O UN NUEVO COMIENZO?

Si a todo esto le sumamos el advenimiento de otras cantantes (efectivamente más) juveniles, a que el público y la crítica le están dando la espalda a artistas que hasta entonces habían tenido hegemonía ante la opinión pública (Miley Cyrus ha recibido pésimas críticas sobre Younger, su nuevo disco)… ¿será que Katy Perry no ha pagado su cuota en el club o que está pasando además? La cantante presentó, en junio pasado, una especie de Big Brother personal llamado Witness World Wide donde, en casi 100 horas de transmisión en vivo en YouTube, reveló que ha sufrido de depresión y que ha tenido recientes tendencias suicidas. Además, su eterna rival Taylor Switf no la ha atacado últimamente en redes sociales. ¿Buena señal? No, porque cuando tus contrincantes de siempre no te toman mucho en cuenta, es porque estás dejando de ser competencia. Katy Perry cumple sus 33 cabalísticos años este 25 de octubre, sin duda, un momento clave para que se replantee muchas cosas y, quizás, regrese triunfalmente antes de que a Taylor Swift le dé tiempo de pestañear.