El lugar de reunión de las estrellas es la iglesia de Hillsong

Justin Bieber ha cancelado su gira para estar más cerca de su líder. Pero él no es el único: allí también se acercan algunas Kardashian y 'millennials' como Selena Gomez.

Todo comenzó el pasado julio cuando Justin Bieber sorprendió a sus fans anunciándoles la cancelación de su gira, Purpose Tour, en nombre de Dios. Lo que en un principio parecía una excentricidad, a fin de cuentas, cobraba sentido. Antes de aquello, Bieber se había visto inmerso en una serie de polémicas que le pasaron factura: China lo declaró persona non grata en el país y, días después, participó en un atropello a un paparazzo aunque, en este caso, salió bien parado.

Sin embargo, lo que muchos no sabían es que la conexión de Bieber con la iglesia -concretamente, con la de Hillsong, en California- no era nada nuevo. Los que siguen sus pasos sabrán que el cantante se ha mostrado en contra del aborto y ha recordado a todos sus fans que Cristo murió en la cruz por nuestros pecados.

Además, hace unas semanas, una fuente cercana confesó a la revista People que la solución a todos sus problemas estaba en la espiritualidad. “Justin necesita una iglesia que le diga, ‘Te queremos y te aceptamos, pero necesitas relajarte. También necesita que alguien le recuerde -realmente, todos deberíamos de hacerlo- que no todo gira a su alrededor”.

Entonces, Bieber reconoció que necesitaba tiempo para sí mismo. “Me siento bendecido de que haya gente que en los últimos años me haya ayudado a recordar quién soy y quién quiero ser. Recordándome que mis decisiones pasadas y mis antiguas relaciones no tienen que influir en mis decisiones y mis relaciones futuras”, explicó a través de un comunicado.

Pero su devoción por la iglesia Hillsong no es nuevo: en 2015, cuando el cantante mantenía una relación con Hailey Baldwin, ambos acudían con regularidad, e incluso asistieron a una convención de cinco días en Australia. Y la modelo aseguró entonces al periódico The New York Post que “eran muy cercanos a Carl y Laura”, los líderes de la iglesia a la que también acuden Selena Gomez y Vanessa Hudgens.

El periodista Richard Wilkins comentó en un canal de televisión australiano que Bieber había descubierto todo lo que necesitaba. “Justin tiene una gran fe y ama a Dios. Él ha encontrado en la iglesia a una familia que lo acepta y lo quiere por lo que es, no por su fama o su dinero. Creo que la verdadera razón de que haya dejado la gira es porque quiere reconectar con su espiritualidad e incluso podría estar pensando en montar su propia iglesia”.

Precisamente allí, el pasado miércoles, Bieber coincidió con Kourtney Kardashian, que asistió con su novio, Younes Benjima. La celebridad y el cantante, que coincidieron durante la ceremonia eclesiástica, protagonizaron en 2015 cientos de titulares: algunos medios aseguraron entonces que ambos mantenían una relación, pero ellos siempre lo han negado.