El motivo de Jennifer Lawrence para no denunciar el 'hackeo' del que fue víctima

La actriz ha esperado tres años para hablar sobre una cuestión que aun no ha conseguido superar.

Etiquetas:

Una de las estrategias machistas a la que muchos hackers se aferran consiste en privar a las mujeres de su intimidad. La mayoría se valen de sus conocimientos informáticos para entrar en los dispositivos personales de las celebridades. Y, por desgracia, no es sorprendente que en casi todos los casos las afectadas sean ellas; unas de las más vulnerables son las actrices de Hollywood. A la lista de celebridades 'hackeadas' se sumó hace tres años, para su desgracia, el nombre de Jennifer Lawrence.

La interprete ha esperado todo este tiempo para pronunciarse al respecto. “Cuando el 'hackeo' tuvo lugar, fue tan increíblemente violento que no puedo ni ponerlo en palabras. Creo que aun lo estoy procesando”, reconoció la actriz a The Hollywood Reporter. “Y, no sé, me siento como si hubiese sido violentada (sexualmente) por todo el maldito planeta, como si no hubiese una sola persona en el mundo que no pudiese ver esas fotos íntimas. Puedes estar en una barbacoa y alguien, de repente, podría enseñarlas desde su teléfono. Es algo imposible de procesar”, se lamentó.

Sin embargo, la actriz sorprendió a los oyentes cuando explicó que, a diferencia de la mayor parte de las afectadas, decidió no denunciar el suceso. “Nada de eso me iba a dar paz, nada de eso iba a devolverme mi cuerpo desnudo a mí y a Nic [su exnovio, Nicholas Hoult], la persona para la que eran las fotos. No me iba a devolver nada de eso. Así que no estaba interesada en denunciar a nadie; solo estaba interesada en curarme. Creo que, hace un año y medio, alguien me dijo que yo era ‘un buen modelo de conducta para las chicas’ y tuve que ir al baño a sollozar porque me sentí como una impostora. Me sentí como, ‘No creo que alguien pueda pensar eso después de lo que ha ocurrido’. Hay muchas cosas que tienes que procesar cuando eres violentada de esa manera”, explicó al podcast de The Hollywood Reporter.

El responsable de este crimen sexual (y machista), Edward Majerczyck, fue condenado a nueve meses de prisión y a pagar 5,700 dólares por 'hackear' las cuentas de 30 celebridades, entre las que se encontraban la actriz Kirsten Dunst, Avril Lavigne, Kim Kardashian, Aubrey Plaza, Winona Ryder y Rihanna, entre otras. El pesar de Lawrence sigue presente, pero el castigo por sus actos pronto habrá quedado en el olvido.