Jay-Z reconoce que componer música junto a Beyoncé le ayudó con sus problemas matrimoniales

El rapero y la diva atravesaron una crisis que casi acaba en divorcio.

Etiquetas:

Que Beyoncé y Jay-Z atravesaron un momento complicado en su matrimonio hace unos años empezó a ser un secreto a voces cuando el video en el que Solange Knowles se enfadaba con el rapero en aquel ascensor -delante de su hermana, que no se inmutaba- certificó que algo estaba pasando. Ahora, el cantante ha concedido una entrevista a la publicación New York Times, en la que ha hablado sobre sus problemas matrimoniales y sobre el dolor que sintió Beyoncé cuando la pareja vivía inmersa en ellos.

Jay-Z explicó que fue la música la que actuó como terapia cuando la relación entre la pareja hacía aguas. “Lo más duro es ver en la cara del otro el dolor que has causado y después tener que lidiar con ello”, aseguró de manera rotunda el marido de la diva. Pero, cuando el daño ya estaba hecho, la pareja se refugió en lo que mejor se les da: crear melodías. “Usábamos la música como si fuésemos a una terapia psicológica. Y empezamos a componer música juntos. Y después su música se convirtió en otra cosa. Así que al final su álbum se convirtió en justo lo contrario a aquello en lo que estábamos trabajando. De hecho, aun tenemos mucha de esa música. Y eso es en lo que acabó convirtiéndose”, explicó el rapero.

Porque no es que Beyoncé se alejase de su marido para grabar sola un disco basado en el dolor y en el rencor sino todo lo contrario. “Nunca hubo un momento en el que ella me dijese, ‘Vale, voy a grabar este álbum’. Yo estuve con ella todo el tiempo”, reconoció sin reparos. Eso sí, en el momento en el que ambos álbumes; el suyo, 4:44; y el de Beyoncé, Lemonade, salieron a la luz, Jay-Z reconoció que fue incómodo.

“Estábamos en el ojo del huracán. Bueno, mejor no usar esa palabra porque mucha gente aun está sufriendo las consecuencias de un huracán ahora mismo. Pero, digamos que estábamos en medio de todo ese dolor. Ahí es donde estábamos y fue desagradable. Teníamos muchas conversaciones. Ya sabes, y yo estaba muy orgulloso de la música que ella hacía, y ella también estaba orgullosa de mis creaciones. Y, ya sabes, al final, los dos sentimos mucho respeto por el trabajo del otro. Creo que es fascinante”, zanjó el cantante.