A la hija de Cindy Crawford, Kaia Gerber, no le hace falta ni el lunar de su madre

Es modelo, ha protagonizado varias campañas publicitarias y ha debutado en el cine. Solo tiene 15 años.

Se llama Kaia Gerber y aunque no tiene el lunar tan característico de su madre no necesita decir de quién es hija para reconocerla. El parecido entre Cindy Crawford y su hija es asombroso. Los mismos ojos marrones, la sonrisa… Y un cuerpo y altura de escándalo. No extraña que la niña, con solo 15 años, haya decidido que quiere ser como la supermodelo de los 90. Es imagen de la fragancia Daisy de Marc Jacobs: vestida de blanco, entre flores y sonriente, simplemente brilla.

Está claro que le gustó la chica porque volvió a estar en su campaña de cosméticos de la primavera de 2017.Se ha convertido en una especie de musa para el diseñador con el que, incluso, ha diseñado una pequeña bolsa que parece tuneada con parches.

Alexander Wang se fijó en ella para su colección de primavera de 2016. Una campaña menos luminosa, en la línea del conocido diseñador americano que no esconde, sin embargo, la evidente belleza de la chica.

Y protagoniza esta delicadeza de Miu Miu.

Se puede decir que Kaia es una de las modelos del momento. Es posible que un tanto precoz pero su madre también lo fue (la descubrieron con 16 años y con 20 ya estaba en las portadas de las revistas).

Ser hija de Cindy Crawford seguramente le habrá abierto puertas aunque es probable que eso también haga que se le mire con más atención. Aun así, sus encantos son indudables. Es lógico que su madre le aconseje y la promocione en lo que pueda. Cualquiera lo haría si su hija quiere seguir sus pasos. Por el momento, Kaia ha empezado por algunos: la moda y el cine. La chica interpreta a Carolina en la película Sister Cities dirigida por Sean Hanish.

Un papel pequeño por el que, por ahora, no la han criticado como sí le ocurrió a su madre con su debut cinematográfico en Fire Games, junto a William Baldwin, en 1995.

Con el apoyo materno (durante la sesión fotográfica le hizo todo tipo de sugerencias) el pasado mes de abril protagonizó la portada de Vogue Paris. Mario Testino firmó un retrato de familia del que pocos pueden presumir. Kaia, sin embargo, puede presumir de mucho y solo tiene 15 años.

 

what is life?!! i honestly can't breathe right now. a million thank you's to @vogueparis & @mariotestino!!

Una publicación compartida de Kaia (@kaiagerber) el

Presume de guapura y de cuerpazo, porque lo tiene y puede hacerlo. Le gusta lucirse y utiliza Instagram a modo de diario en el que sube fotos de su madre, de ella y de su hermano (Presley Gerber, de 17 años y también modelo). Sale con el otro guapo de la casa, su padre, el empresario y exmodelo Rande Gerber; se muestra cariñosa con los animales; aparece con amigos, con ropa de fiesta, de calle, en shorts (recuerda a aquellos que llevaba su madre en el comercial de Pepsi con el que dejó boquiabiertos a todos), en bikini o solo con una toalla. Recientemente la han criticado precisamente por una selfie en la que se la veía con poca ropa.

Poca ropa, mucha ropa, de chica, de más grande… Todo o casi todo lo va contando a través de la red social. Será fácil ver la evolución de una joven con un futuro que, si nada lo impide, parece sencillo y casi hecho.

Si hubiera que ponerle un pero, se podría intentar: no tiene el lunar de su madre. A Cindy Crawford le recomendaron quitárselo para triunfar, algo a lo que obviamente no hizo caso. A Kaia no van a tener que hacerle una propuesta como esa. Así que ni siquiera eso sirve.

* Artículo originalmente publicado en Vanity Fair España.