George Clooney no aceptará un solo papel más hasta que lea un buen guion

Harto de las propuestas habituales, el actor prefiere centrarse en su faceta como cineasta y dedicar el resto del tiempo libre a sus gemelos.

Hubo un tiempo en el que George Clooney era considerado el máximo representante de los solteros de oro, después de que el actor se divorciase de la actriz Talia Balsam en 1993, y asegurase que nunca se volvería a casar.

Pero después llegó Amal Alamuddin y Clooney cambió de opinión. De repente, los medios de todo el mundo empezaron a fijarse más en su pareja -hasta aquel momento, relativamente desconocida- que en él. Y motivos no les faltaban; Amal era nueva en Hollywood, pero tenía un currículum que muy pocos eran capaces de despreciar: ejercía como abogada humanitaria en todo el mundo.

De pronto, todo indicaba que Clooney estaba dispuesto a dejar atrás su antiguo estatus. La boda se celebró un año más tarde en Venecia; y el pasado julio, Amal dio a luz a dos gemelos, Ella y Alexander. Pero, a pesar de su nueva ocupación, Clooney no está dispuesto a abandonar el cine. Su próxima película como director, Suburbicon, se estrenará a finales de año en nuestro país, y pretende remover conciencias después de los disturbios de Charlottesville.

El actor y su mujer se mostraron realmente consternados después de conocer el trágico incidente y destinaron 1 millón de dólares para debilitar el racismo que aun existe en Estados Unidos. Aun así, Clooney ha reconocido que su vida ha cambiado de manera inevitable desde el pasado julio. “Ahora mismo mi trabajo consiste en cambiar pañales y sacar a los niños a pasear un rato. Nunca pensé que a los 56 años pudiese ser padre de gemelos. Pero mejor no hacer planes, y disfrutar del viaje”, comentó a la publicación USA Today.

Y aunque el amor que siente por sus hijos es indudable, Clooney no duda en expresarse de manera honesta sobre la dureza que supone criar a dos hijos. “De repente, eres responsable de otra gente, lo cual es terrible. [Amal] es una atleta olímpica. Lo está haciendo muy bien”. Y continuó. “Tengo que limpiar los vómitos de mi smoking. Antes era mío, pero ahora es el de los gemelos. Así es como funcionan las cosas”.

En cualquier caso, al actor, la década de los 50 solo le ha traído cosas buenas: además de la estabilidad familiar, Clooney sabe exactamente en qué proyectos está dispuesto a participar. “Estoy en una época interesante de mi vida porque no actúo casi nunca, por muchas razones, pero sobre todo porque no tengo mucho interés en hacerlo y tampoco he leído nada (tan bueno). Si alguien me enviase el guion de Veredicto final, lo aceptaría, pero no es habitual encontrarse con películas de ese tipo como Michael Clayton. Y si no son esas, entonces no tiene sentido participar en otro tipo de proyectos en este momento de mi carrera”, concluyó.