Los Clooney usan su fortuna para luchar contra el racismo

El apoyo económico de la pareja permitirá que una organización estadounidense lleve a los tribunales a todos aquellos que cometan delitos de odio.

El pasado 12 de agosto, un grupo de hombres caucásicos participaron en una manifestación racista que pretendía sublimar al hombre blanco, en Charlottesville, en el estado de Virginia. Jason Keesler, miembro de los Proud Boys (Chicos orgullosos), una organización nacionalsocialista, consideró que sería buena idea organizar una marcha para protestar por la retirada de la estatua del general del bando confederado durante la guerra civil estadounidense, Robert E. Lee.

El grupo de hombres, que portaban antorchas y fusiles de asalto, y su odio irracional dejaron más de una veintena de heridos y una mujer fallecida, Heather Heyer. Pero, por desgracia, el odio racial en Estados Unidos no es ninguna novedad. A fin de cuentas, en 1955, una mujer afroamericana, Rosa Parks, fue encarcelada porque decidió no ceder su asiento en el autobús a otra persona blanca.

Para colmo, el presidente del país, Donald Trump, tampoco ha resultado tan firme en su condena como a muchos ciudadanos les hubiera gustado. En su primera manifestación pública se limitó a criticar a los manifestantes (pero también a los contramanifestantes) que estuvieron presentes ese día.

 

Por eso, para frenar el odio que sigue imperando en muchos lugares del país, existen organizaciones como SPLC (Southern Poverty Law Center), que ha unido sus fuerzas con la Fundación Clooney para la Justicia, para incrementar su capacidad a la hora de combatir a las organizaciones que promulgan el odio racial en Estados Unidos.

Para ello, la pareja ha decidido donar 1 millón de dólares con este propósito. “Estamos orgullosos de apoyar al SPLC en sus esfuerzos para prevenir el extremismo violento en los Estados Unidos. Lo que ha ocurrido en Charlottesville, y lo que está ocurriendo en las comunidades de todo el país, exige que todos nos impliquemos para frenar el odio”, ha dicho la pareja a través de un comunicado.

La SPLC persigue con la ley en la mano a los más de 1,600 grupos extremistas que existen en todo el país. Y, por el momento, han conseguido llevar a los tribunales a diez organizaciones supremacistas blancas y a otros cincuenta individuos que han participado en actos violentos y de odio

Asismismo, la fundación de los Clooney se ha aliado con UNICEF para abrir escuelas públicas destinadas a los refugiados sirios en Líbano, el lugar de nacimiento de Amal Alamuddin. “Amal y yo queremos alzar nuestra voz (y mostrar nuestro apoyo económico) para luchar por la igualdad. El odio y la intolerancia solo tienen una cara”, zanja el matrimonio.