Así calló Gal Gadot a los que no la querían como Wonder Woman

La actriz respondió de manera idónea a los críticos que decían que no tenía pechos para interpretar a la superheroína.

Etiquetas:

Gal Gadot, Wonder Woman y feminismo. Ahora mismo, esos tres conceptos parecen inseparables los unos de los otros, lo que encaja perfectamente con lo bien que se le da a la actriz israelí meterse con los body shamers.

Cuando a finales de 2013 Warner Bros. anunció el fichaje de Gadot como Wonder Woman, parte de la comunidad aficionada a los cómics se quejó del detalle más superficial e indignante que pueda uno echarse a la cara: decían que Gadot no tenía suficientes tetas como para interpretar a la Mujer Maravilla. El fenómeno no es nuevo en absoluto y ya ocurrió hace unos meses con la confirmación de que Alicia Vikander interpretaría a Lara Croft, famosa entre los gamers por sus pechos pixelados. Pero esta vez los haters se encontraron con una Gadot que, además de responder con contundencia, tenía la mejor respuesta posible para ellos.

"Les dije: 'Miren, si de verdad quieren ir en serio, entonces qué pasa con las amazonas", dice Gadot en el último número de la revista Rolling Stone. "Ellas sólo tenían un seno. Exactamente uno. ¿Así que de qué estás hablando? ¿Que yo tengo senos pequeños y un trasero pequeño? [Como si eso fuera] a marcar la diferencia'". Es cierto que la idea de que las amazonas se quitaban un seno para tirar mejor con el arco es un mito (dentro de un mito) infundado, pero nada mejor que reducir a cenizas a los críticos con un poco de sorna.

En la misma entrevista, Gadot también cuenta su experiencia como mujer embarazada en el rodaje de La liga de la justicia, que llegará a los cines este otoño. "Abrimos el traje y pusimos una pantalla verde en mi estómago", dice la actriz sobre el parche que luego ayudaría a retocar su abdomen en posproducción. "Era tremendamente divertido —Wonder Woman con panza". Pero antes de aquella parte del rodaje, Gadot mantuvo en secreto que estaba embarazada de su segundo hijo con el empresario israelí Yaron Versano: "No quería la atención. La norma debería ser que las mujeres hacen su trabajo, pero todavía queda camino por recorrer y mucha reprogramación que necesita hacerse con ambos géneros".

La actriz confiesa que durante la promoción de Wonder Woman se sintió confundida por la de veces que le preguntaron sobre si ella se considera feminista o no: "Lo que yo creo es que 'Sí, por supuesto. Toda mujer, todo hombre debería ser feminista. Porque quienquiera que no es feminista es machista'". Y Gadot sabe que ese debe de ser el camino porque su vida como mujer tampoco ha sido un camino de rosas. "He tenido mis momentos en los que he sentido que los hombres se comportaban de manera inapropiada —nada sexual, pero inapropiado de una manera sexista, despectiva".