El arte de ser Solange

Con un álbum, su gira de presentaciones y piezas de 'performance', la artista se está convirtiendo, con pasos de baile firmes, en nuestra favorita de la Knowles.

Todos tenemos nuestras fórmulas para curar la depresión: bailar, una noche de copas, comprar ese vestido aunque ya no tengamos crédito en las tarjetas, y un largo etcétera de otras más reprochables. Solange Knowles nos canta estas y otras maneras para enfrentar los días grises en A seat at the table, un álbum que es festín e invitación a la vez.

Antes que artista, cantante o hermana menor, Solange se describe como mujer negra, una dualidad inseparable en la que ha basado su arte y la perspectiva desde la que nos muestra los motivos de sus frustraciones y tristezas, en su mayoría causadas por villanos sociopolíticos; pero también sus momentos de triunfo y gloria.

 

'Seventy states' by @saintrecords A piece for the @tate in response to their 'Soul of a nation: Art in the age of Black Power' Designed with @queridastudio ✨

Una publicación compartida de Carlota Guerrero (@carlota_guerrero) el

La honestidad en el arte tiene grandes recompensas, y para la mujer en cuestión, le ha significado tener un álbum no. 1 en las lista de EUA, un Grammy por el sencillo Cranes in the sky y la atención de instituciones como el Tate Modern de Londres, que le dan una plataforma más grande a su mensaje sobre lo que significa ser una mujer sí, pero una mujer negra en este mundo y en estos tiempos. La pieza en conjunto titulada Seventy States se une a la exposición Soul of Nation: Art in the Age of Black Power.

Mediante un lenguaje visual propio, Solange expresa todos estos sentimientos e ideas a través de una serie de videos, poemas y piezas de performance inéditos, extraídos del trabajo en video que co-dirigió con su esposo, Alan Ferguson, para su disco del 2016. La pieza, que se proyecta en las paredes exteriores del museo, es una extensión conceptual de su álbum, tal como sus presentaciones en vivo, An ode to, la interpretación que dio en el Guggehnheim de Nueva York en mayo de este año y próximamente Scales en la Chinati Foundation de Texas, sobre las 15 piezas de concreto de Donald Judd.

 

"an Ode to " 2017 @guggenheim museum

Una publicación compartida de Solange (@saintrecords) el

Con una estética casi sacada de un rito a la madre tierra, que contrasta con el formato digitalizado en el que se presentan, esta carpeta de referencias visuales incluye una pieza de baile in situ, disciplina a la que Solange le rinde culto desde hace mucho, y que la cimenta como una artista con nombre propio, sin importar apellidos.
 

 

Creating and Composing something special for the @Tate Museum....and these beautiful babes who made my whole entire life.

Una publicación compartida de Solange (@saintrecords) el

La fama y el poder artístico de Solange no se basan en las canciones que le ha escrito a su hermana Beyoncé ni cuando atacó a su cuñado en un elevador defendiendo a todas las esposas engañadas del mundo. Si no en entenderse como el recipiente en el que invita a toda una comunidad a enojarse, a levantarse y protestar en unidad; convirtiéndose ella misma en el antídoto para sobrellevar un mundo con estándares de belleza más pálidos.

*Puedes meditar con la pieza interactiva aquí.