Cara Delevingne habla sobre su dura lucha contra la depresión

La supermodelo relata en una entrevista los obstáculos que tuvo que pasar como adolescente.

Etiquetas:

Cada vez son más las celebrities que hablan sobre la depresión, ayudando a dar importancia a un debate que es tabú en muchos países occidentales. La última en hacerlo ha sido Cara Delevingne.

La supermodelo confiesa en una entrevista con la revista The Edit haber pasado por momentos difíciles siendo una adolescente, e incluso haber lidiado con la posibilidad de suicidarse. Delevingne lo explica para enmarcar a los jóvenes protagonistas de su primera novela de ficción, Mirror, Mirror, que llegará a las librerías angolsajonas el próximo 5 de octubre.

"Si fallaba en algo, era lo peor del mundo porque nunca podía perdonarme a mí misma", cuenta Delevingne sobre los primeros problemas con su salud mental en sus años de colegio. "No sentía que fuera lo suficientemente buena. El hecho de que no pudiera hacerlo tan bien como otros hacía que me odiara a mí misma. [Y los profesores] hacen que sientas que cuando te califican con una nota, como un aprobado raspado, esa es la nota de tu vida; ese eres tú como ser humano. Eso es algo que de verdad se quedó conmigo durante mucho tiempo".

La también actriz admite que siempre se vio como una niña diferente y rara que carecía de la habilidad para expresar sus sentimientos: "Ojalá me hubiera podido dar un abrazo a mí misma. Ojalá hubiera sabido que yo todavía estaba ahí en algún sitio, que no era mi peor enemiga, que no estaba atrapada. Que si puedes agarrarte a lo que es bueno en la vida —pues ser una adolescente puede sentirse como una montaña rusa hacia el infierno (y, honestamente, así lo sentía yo)—, puedes conseguir avanzar. El tiempo pasa, los sentimientos se van, las cosas mejoran".

La cantidad de obstáculos a los que se enfrentó Delevingne no impidieron que la supermodelo acabara abandonando el colegio cuando tenía 15 años para poder lidiar con su depresión. "Era muy buena a la hora de separarme de las emociones completamente", dice Delevingne. "Y dudaba de mí misma todo el rato, diciendo algo y luego odiándome por haberlo dicho. No sabía distinguir lo que estaba pasando del hecho de que no quisiera vivir más".

"Sé que suena estúpido, pero me apoyé demasiado en el amor, [me apoyé] demasiado en otra gente para que me hicieran feliz y tenía que aprender a ser feliz por mi cuenta", añade Delevingne sobre la época en la que los tratamientos la ayudaron a encauzar su vida. "Ahora puedo ser yo misma, puedo ser feliz. Me llevó mucho tiempo".

Delevingne es ahora mismo una de las modelos más reconocibles del planeta y en los últimos años ha sabido redirigir su carrera hacia el cine, con papeles en algunas de las superproducciones más importantes de Hollywood o Europa (Escuadrón Suicida, Valerian). Con su primer libro en las estanterías, abrirse al mundo parece sólo otro paso más en la buena dirección .