El secreto de Diego Luna: "Antes no podíamos hablar de esto porque éramos menores de edad”

El actor ha confesado que usó un pene prostético durante el rodaje de 'Y tu mamá también', que celebra 16 años de su estreno.

Etiquetas:

Luego de 16 años de que ‘Y tu mamá también’ llegó a las pantallas, aún siguen saliendo detalles de la cinta que catapultó las carreras de Gael García Bernal, Diego Luna y Alfonso Cuarón. Ahora ha sido Luna quien ha destapado una especie de caja de Pandora al revelar un secreto que surgió durante el rodaje de la película: usó un pene prostético para simular que tenía la circuncisión.

El actor reveló que el uso de dicha prótesis fue motivada por una escena en la que los personajes que encarnaron él y García Bernal sostienen un diálogo en el que “uno se burlaba del otro porque tenía capucha”. “El caso es que Gael y yo somos de padres que apenas llegaron al parto, ya no digamos que nos hayan hecho la circuncisión o que les haya importado nada de eso. Los dos tenemos capucha. No estoy echando de cabeza a mi cuate, lo van a ver”, dijo antes de la proyección del filme durante el XV Festival Internacional de Cine de Morelia.

Para poder sobrellevar el rodaje, Luna se sometió a un proceso peculiar: “Me hicieron un prostético porque mi personaje se supone que tiene la circuncisión. Les cuento porque nadie los hace, no es que en la sección amarilla haya un apartado de ‘prostéticos de pene’ o exista esa profesión en el cine, al menos no en el que hacemos nosotros”, señaló entre risas antes de develar una butaca con su nombre y acompañado del guionista de la cinta Carlos Cuarón y el cantante Marco Antonio Solís.

Debido a lo poco común del artefacto postizo, el intérprete detalló que la persona encargada de maquillaje fue orillada a desarrollar su creatividad. “Se inventó un condón al que le hizo una cabeza encima. Perdonen que sea tan explícito, pero el caso es que había un condón con una cabecita de látex que me tenía que poner y pegar para que cubriera el mío”.

Al usarlo, el intérprete tuvo un incidente durante el rodaje de la famosa escena en la que “Los charolastras” se golpean con toallas en las regaderas. Aquello involucró al director de fotografía, Emmanuel ‘El Chivo’ Lubezki. “De repente veo que El Chivo tiene la cámara y de pronto la baja y se está meando de risa. Y yo así de: ‘¡Qué falta de respeto!”, rememoró. “Cuando veo, todos me están observando como diciendo ‘¿qué hace este idiota?’, volteo y el condón se había llenado de agua y era gigante, pero seguía pegado. Fue la tarde más feliz de mi vida. Me sentí como nunca me volví a sentir”.

¿Por qué lo ha desvelado hasta ahora? “Carlos (Cuarón) me pidió que les contará algo íntimo de la película, antes no podíamos hablar de esto porque éramos menores de edad”.

galaytumamatambien