Claudia Schiffer pensó que su carrera como modelo no duraría ni un año

La maniquí creyó que sus descubridores pronto comprenderían que era una impostora.

El síndrome de la impostora nos afecta a todas. Sí, también a las supermodelos y a las actrices mejor pagadas de Hollywood, como Jennifer Lawrence. Ahora, la maniquí alemana Claudia Schiffer acaba de reconocer a la revista online The EDIT que nunca creyó que se convertiría en una de las modelos mejor pagadas del mundo hasta bastante tiempo después de haber consolidado su trono.

“Debo de tener algún ángel guardián porque nunca pensé que podría convertirme en modelo. Incluso cuando me descubrieron, pensé, literalmente, ‘No, ellos se refieren a mi amiga, no a mí’. Estuve un año pensando que se darían cuenta de su error y que me mandarían a casa”, reconoció Schiffer.

Todo empezó cuando a los 17 años, la supermodelo fue avistada en un club de Düsseldorf. Y lo demás es historia. Después llegaron las portadas de revistas como Elle y un contrato con la agencia de modelos Elite. Y tras aquello, solo necesitó unos años para convertirse en una de las musas de los 90. Ella junto a otras maniquís como Cindy Crawford o Linda Evangelista fueron unas de las primeras que cobraron millones por subirse a las pasarelas.

Sin embargo, Schiffer no tiene ningún reparo en dejar paso a las nuevas generaciones entre las que se encuentra la hija de una de otra de las supermodelos de los 90, Cindy Crawford, y que la alemana considera una versión mini de su amiga . “No solo es su cara, también es su voz, sus gestos, todo. Es súper dulce”, dijo CrawfordY todo indica que para Kaia Gerber lo del síndrome de la impostora no es ningún problema.