Britney Spears vende su primer cuadro por 10,000 dólares

Los beneficios de la venta se destinarán a un memorial para las víctimas de la masacre de Las Vegas

¿Qué se necesita realmente para ser considerado un gran artista? Podríamos preguntarle a Monet, Alice Neel, Rembrandt, Frida Kahlo o cualquier otro protagonista de las lecciones de Historia del Arte en la preparatoria.

Lamentablemente, sin embargo, todos hace mucho tiempo que no están con nosotros. Podríamos preguntarle a Richard Serra, pero le seguramente está muy ocupado. Uno podría imaginarse que Donald Trump, artista también en el pasado, tendría una opinión, pero tal vez sea el único tema que no ha alimentado su feed de Twitter.

O podríamos ver quién vendió su primera obra de arte por 10,000 dólares. ¿Eso hace que un artista sea genial? No lo sabemos, pero sí sabemos que Britney Spears es genial y eso es exactamente lo que ha ocurrido.

La obra en cuestión se reveló públicamente por primera vez en un breve pero excitante video que la leyenda del pop publicó en Twitter a principios de octubre. Britney se encuentra en un jardín que es todo luz, columnas romanas y hiedra. Está pintando concentradamente mientras suena Mozart. La cámara hace una panorámica alrededor suyo para revelar sus creaciones, una con cuatro flores y otra en forma de remolinos. "¡A veces tienes que jugar!", aconseja en el pie de foto, que suponemos que es el título del trabajo.

 

Eso es incontestable, ¿no? Una verdad universal. A veces solo tienes que jugar. La artista ha donado la pieza floral para una subasta en La Vegas cuyos ingresos se destinarán a una obra de arte encargada para conmemorar a las víctimas de la masacre del festival de música country Route 91 Harvest.

¿Adivinan quién lo compró? Robin Leach, el presentador del famoso programa Estilos de vida de los ricos y famosos, que se hizo muy popular por representar la vida de las celebridades y sus lujosos hogares, automóviles y otros detalles quizá algo materialistas.

Cuando lo piensas, quizá 10,000 dólares por ese cuadro es un robo. Pero es por una buena causa, por supuesto. Y no es solo porque Britney Spears sea una de nuestras personalidades favoritas. Todos los elementos de su publicación en redes ha de ser tenido en cuenta. Cada uno de los emojis seleccionados por ella informan sobre pieza: el emoji de peces tropicales, la mariposa, el sombrero de paja...

Su seductora simplicidad generada por computadora va en contra de los furiosos trazos del pincel. Luego está Mozart. El jardín. Una de nuestras estrellas pop más veneradas con dos sujetadores y zapatillas de tenis con calcetines. No estamos seguros de que Britney Spears sea una gran artista, pero este post es una obra maestra.

*Artículo originalmente publicado en Vanity Fair USA