'Baby One More Time': La canción que convirtió a Britney Spears en un símbolo internacional

En el aniversario del éxito musical, repasamos la herencia del tema que catapultó a la ex niña Disney hasta el olimpo de las Lolitas pop.

Etiquetas:

El club de los rechazados.
El sencillo, originalmente rechazado por TLC y Back Street Boys, se convirtió en la llave que le abrió las llaves del reino a la cantante de 16 años. Con esto, se cumplió una de las profecías del oráculo pop: “Canción que alguien desecha, se convierte en un gran éxito en las manos del artista que la graba en el lugar y momento adecuado”. Eso y el ímpetu de una cantante que quería comerse al mundo. La canción fue lanzada el 30 de septiembre de 1998 como preámbulo del disco homónimo que se lanzaría en enero de 1999.

Su influencia en el pop de todos los tiempos.
Sin la irrupción de esta canción, hubiera sido improbable que surgieran cosas como T.A.t.u, las lolitas rusas fabricadas en un laboratorio; ni los deslices provocadores de Miley Cyrus y la inocencia sexosa de Ariana Grande. Por mencionar tan solo algunos ejemplos del pop adolescente con altas dosis de malicia.

Britney Spears, Madonna y Christina Aguilera en los premios MTV (2003).

El traje de colegiala. 
My loneliness is killing me…” dice al inicio de la canción Britney, como prediciendo sus episodios sicóticos y sus escándalos. Pues bien, en esa cabecita rubia alguna vez rapada por sus propias manos, había talento, ya que el video de la canción fue idea de ella misma. No fue producto de la ideas maquiavélicas de un puñado de ejecutivos sexagenarios reunidos en un jacuzzi pensando: “Vamos a hacer un video con una colegiala provocativa en una escuela católica.” Según el productor del clip, Nigel Dick (quien venía de hacer cosas con Oasis, Tears For Fears y Cher), el concepto del video fue evolucionando y de ser planteado por la disquera como un video animado, pasó a convertirse en el icono pop que conocemos… y todo idea de Britney.

Britney Spears en concierto (1999).

Hasta el infinito y más allá.
Ha sido versionada muchas veces, pero las recreaciones memorables han sido las de los ingleses Travis (que le cambiaron irónicamente el título a Hit me baby one more time, que, por cierto, así se llamaba originalmente la canción) y recientemente, la sesión que hizo Ed Sheeran en Spotify. Y no podemos dejar pasar el cover de Tori Amos, ni la extrema versión del grupo sueco de dance-metal, Black Invargs.

¿Es una canción sadomasoquista?
Aunque incluye la palabra hit, en realidad, los compositores Max Marti y John Seabrook querían decir “échame una llamada”, o eso pensaron que se entendería en argot estadounidense la palabrita. Ya pueden ir a tirar a la basura sus látigos y trajes de piel con cierres y cadenas, Martín Ricca modernos. 

Fans from hell.
Tras el fallecimiento de Hugh Hefner se reveló que el magnate de Playboy estaba obsesionado con Britney y, desde que vio el video de Baby, one more time, la quiso en la portada de su revista. Britney nunca le dio el sí. Otro de los obsesivos fans de la cantante (en región 4), fue el cantante argentino Martin Ricca, quien en 2001 grabó la joya al humor involuntario: Enamorado de Britney Spears, inspirado en la imagen de la artista a partir del influyente video que marcó a una generación tan pop como la de 1999.

One more time.
Glee, Family Guy, Southpark…todo mundo ha homenajeado aquel momento en que Britney hizo historia en el mundo material. La misma cantante hizo un guiño a sus viejos tiempos el año pasado en Carpool Karaoke, el programa de James Corden y, también en 2016, Urban Outfitters lanzó, en vinilo, una edición color rosa o blanco del LP del mismo nombre que incluye la famosa canción. No Chris Cocker, nunca dejaremos en paz a Britney, aunque llores otra vez frente a tu webcam.