Brie Larson vence sus inseguridades y se prepara para arrasar en Hollywood

Solo tiene 27 años, pero lleva años trabajando y combatiendo sus miedos hasta llegar adonde está.

Etiquetas:

Sería difícil mencionar a todas las actrices de Hollywood que forman parte de la industria. Podrían parecer muchas, pero ellas solo representan un porcentaje minúsculo de esa factoría en la que participan de manera activa millones de personas. Pero sin necesidad de irnos tan lejos de ese ranking de las 10 de actrices mejor pagadas, encabezado desde hace unas semanas por Emma Stone, la encontramos a ella: a Brie Larson.

Porque Larson es una de esas actrices que tiene más de 50 producciones a sus espaldas, aunque solo tiene 27 años. Entre ellas: La habitación, en donde interpretó a Ma, un papel por el que recibió un Oscar en 2016. Pero el síndrome de la impostora no se va nunca, ni siquiera cuando la Academia te da su beneplácito. Y Larson reconoció que habían sido las actrices Jennifer Lawrence y Emma Stone las que la habían apoyado en durante esos momentos de inseguridad.

Ahora, inmersa en la grabación de Vengadores: La guerra del infinito y a punto de meterse en la piel de la Captain Marvel, ha querido hablar sobre uno de los miedos que la persiguieron desde que empezó en la profesión. “Antes no me sentía segura conmigo misma, no me sentía lo suficientemente guapa. Pensé que sería un personaje secundario toda mi vida, y luché mucho para hacerme a la idea de que era una estrella”.

Pero esta no es una preocupación nueva; cuando era más joven, Larson tampoco sentía que encajara. "No era lo suficientemente guapa para hacer de la jefa de las animadoras, pero tampoco era tan rara como para hacer de la perdedora sin amigas”. Aun así, Larson se hace más fuerte a medida que pasan los años. “He estado en sets en donde no me sentía segura, me sentía como un objeto. Pero según me voy haciendo mayor, siento que puedo valorarme a mí misma, que me lo permito”, aseguró a la revista Porter.

Pero la inseguridad es difícil de combatir; máxime, en un mundo tan exigente como el del cine; por eso, antes de aceptar el papel de Captain Marvel, no tenía claro que fuera a formar parte del proyecto. “Pasé muchos meses pensando en si quería o no hacer la película, y me di cuenta de que era una oportunidad de contar algo de la manera más visible que tenía a mi alcance. Sé que me hará perder algunas de las cosas que más me gustan de mi vida, pero creo que merece la pena”.