Ahora con Jennifer Lawrence… ¿Por qué no podemos ver a Brad Pitt soltero?

Desde su separación con Angelina Jolie, al actor no se le puede ver sin pareja. Rumores o verdades a medias, Brad Pitt jamás estará soltero… al menos en nuestra mente.

Brad Pitt es uno de esos actores cuya carrera cautiva, pero más aún lo hace su vida privada —una verdad que lastima, pero hay que decirla—. Desde que terminó su matrimonio con Jennifer Aniston en 2005, apareció de inmediato Angelina Jolie. La transición de una pareja a otra duró tan poco que el shock para los fans fue así de fuerte como el éxito de la canción Despacito, bueno, casi.

Apenas empieza 2018 y ya se le ha relacionado con Jennifer Lawrence, una de las actrices más famosas y mejor pagadas de Hollywood. Y de quien podría creerse que le gustan los tipos mayores y talentosos como ella, pues recién terminó una relación el director Darren Arronovsky (21 años mayor), pero también ha salido con el cantante de ColdPlay, Chris Martin (13 años mayor), quien a la vez fue esposo de Gwyneth Paltrow, novia de Brad Pitt allá en los años 90… ¿es acaso este una serie de relación cósmica donde el actor de Fight Club terminará con Cher? Lo cierto es que medios más serios que la fuente original ya desmintieron el supuesto romance y citan como testigo a “un amigo muy cercano a Pitt”. Ok, nos quedamos igual.

Volviendo al punto. ¿Por qué no podemos ver a Brad Pitt soltero? Luego de la separación con Aniston, nos tuvimos que acostumbrar a que una nueva power couple reinaba en Hollywood: Brangelina. Esta duró once años, tres hijos adoptivos, tres hijos naturales, dos películas (malas, cabe aclarar) y decenas de fotos de alfombra roja así como de paparazzi y, al fin, una separación matrimonial en septiembre 2016 que aún no se supera (por el público, tal vez ellos ya lo hicieron).

Así, desde hace poco más de un año, al protagonista de Inglourious Basterds se le ha relacionado con: Marion Cotillard (incluso se dijo que ella había sido la Yoko Ono de Brangelina); la actriz Kate Hudson y la joven Ella Purnell (muy parecida a Angelina, lo cual, obvio, dio mucho para murmurar). Sin embargo, con ninguna se pudo confirmar el romance.

¿Será que hizo falta otra Angelina a quien culpar de la separación de Brangelina y por eso las almas en pena de la murmuración no descansan en paz? El término “diferencias irreconciliables” en la demanda que expuso Jolie es tan vago para el gossip que parecemos necesitar de mucho más que una separación en términos legales. ¡Exigimos drama!

Así, mientras Brad Pitt no vuelva a tener una pareja oficial —y eso podría pasar, estemos preparados— y se les vea de la mano pasear por otra alfombra roja, prensa sensacionalista y fanáticos seguirán con el alma en un hilo.

Una vez más retomemos el tema central, ¿por qué no podeos ver a Brad Pitt soltero? Tal vez porque nosotros mismos no logramos superar que uno de los hombres más atractivos, aquel que nos regaló películas icónicas de nuestra adolescencia y cuyo póster con su imagen colgó de una pared en nuestra recámara, esté “desperdiciado”.

Ya tuvimos una buena dosis de Brad Pitt enamorado y en pareja, pero tal vez ahora habrá que mirarlo “solamente” como el actor que es, uno que puede medirse más por sus logros que por sus chismes en tabloides. Y que sí, también puede venir en presentación sencilla.