Bella Hadid, muy enojada con sus escoltas por agredir a una fotógrafa

La modelo tuvo que defender a una mujer en Nueva York a la que sus guardaespaldas habían empujado.

Ser una de las modelos más cotizadas del mundo tiene muchas ventajas, y quien diga lo contrario, que básicamente suelen ser ellas mismas cuando hace entrevistas con las que parecer más humanas, miente. Pero que casi todo sea maravilloso no significa que a cambio tengan que hacer algún sacrificio. Pequeños inconvenientes asociados a la fama de los que ni las top como Bella Hadid pueden, como por ejemplo, caminar sola tranquilamente por la calle.

El problema cuando vives en un mundo donde un grupo de escoltas apartan cualquier obstáculo que se interponga en tu camino es que corres el riesgo de acabar tan desconectado de la realidad que creas que todo y todos están a tu servicio. No hay que confundirlo con ser una borde, es que simplemente piensan que todo funciona así.

Por eso el gesto extraordinario que Bella Hadid acaba de tener con una fotógrafa que intentaba capturar una imagen suya en la New York Fashion Week dice mucho de ella. Y todo . No es normal que una famosa de ese nivel reaccione con tanta humanidad cuando un miembro de su equipo de seguridad aparta de un manotazo a un reportero gráfico.

Todo ocurrió ayer viernes cuando Hadid se dirigía al desfile de Michael Kors en Nueva York. Iba escoltada por cinco guardaespaldas que pedía a gritos que se apartaran a la nube de fotógrafos que se arremolinaba a su alrededor. Y no con muy buenos modales, por cierto. Pero tampoco hay que culparles demasiado. Si Bella les paga para ser inaccesible, ellos cumplen. Cualquiera que haya presenciado un momento así en vivo sabe que los cámaras tampoco suelen portarse como inocentes corderitos.

Pero en un momento dado, al doblar una esquina, pasó algo que llamó la atención de la modelo, que hasta el momento caminaba como si nada de aquello fuera con ella: uno de los miembros de seguridad daba un manotazo a una mujer con tanta fuerza que le hace perder el equilibrio y casi la tira al suelo. Entre el barullo y los gritos nadie en su situación se habría enterado del incidente, pero Bella, muy concienciada con la solidaridad entre mujeres, se paró para reprimir duramente a su guardaespaldas al entender que se había excedido en sus funciones.

“¿Puedes por favor no tocarla?”, se escucha cómo le grita la modelo enfadada en un vídeo que TMZ ha filtrado del momento exacto. “¡No la toques!”, insistió. Y lejos de conformarse con dar órdenes, la modelo se dirigió preocupada a la fotógrafa para asegurarse de que no le había pasado nada. “¿Estás bien?”, a lo que se escucha después a alguien respondiendo “Gracias, Bella”.

Sabemos que esta parece la actitud más humana y más normal que tendría cualquiera cuando presencia una agresión. Pero como decíamos, por cómo funciona su mundo, Bella no es precisamente una cualquiera. Que haya hecho esto la honra.