Angela Lansbury desata al polémica al hablar sobre los casos de acoso en Hollywood

Acusan a la actriz de 92 años de poner parte de la culpa en las víctimas que lo han sufrido.

A veces, cuando leemos declaraciones extraídas de una entrevista, se corre el riesgo de malinterpretarlas. A falta de un contexto que explique por qué alguien ha dicho esas palabras, es el lector es el que debe hacer el esfuerzo de completar la información que falta y darle una intención. Así es como nacen muchas polémicas mediáticas. Y algo nos dice que Angela Lansbury, a sus 92 años, ha sido la última en sufrir este fenómeno.

La legendaria actriz está siendo muy criticada en redes sociales y medios de comunicación por unas supuestas declaraciones que tuvieron lugar durante una conversación que mantuvo con el medio británico Radio Times, donde además de hablar de su participación en la nueva adaptación de Mujercitas que la BBC1 emitirá estas navidades, expresó también su punto de vista sobre el triste fenómeno del acoso en Hollywood.

“Creo que este problema tiene dos caras”, dijo la intérprete. “Y a nosotras nos toca asumir que, desde tiempos inmemoriales, las mujeres han tenido que hacer todo lo posible para resultar atractivas. Y eso, por desgracia, se nos ha vuelto en contra. Por eso estamos como estamos hoy. Sí, creo que a veces las mujeres deberíamos asumir algo de culpa”.

Hasta aquí, sí, admitimos que sorprende que la mujer que protagonizó La reportera del crimen, una de las primeras series feministas de la historia donde una mujer y no un hombre era la encargada de resolver casos de misterio, se desmarque de la lógica ola de repulsa generalizada hacia los casos de acoso sexual en la industria del entretenimiento. Y que encima lo haga acusando a las víctimas de algo de lo que nunca serán culpables.

¿Qué ha pasado entonces? Muy sencillo, que tanto la gente de Twitter que la ha insultado por estas palabras, y también la mayoría de medios de comunicación que recogen las quejan, no se han molestado en buscar la fuente original para descubrir que, de hecho, la intención de Lansbury no era defender lo indefendible, sino poner sobre la mesa un problema que durante años ha existido (y todavía existe) en todos los campos: el machismo.

El mismo que ha obligado a miles de mujeres a jugar bajo sus reglas (básicamente vestirse y comportarse como los hombres creen que una mujer debe hacerlo) para alcanzar el éxito. Una lacra que hoy tiende a desaparecer pero que por desgracia para muchas mujeres de su generación era lo habitual (no olvidemos que aunque Lansbury nació en 1925 muchos solo la reconocerán por haber puesto voz a la Sra. Pots en La Bella y la Bestia).

Sí, estamos de acuerdo que las palabras usadas en ese primer párrafo no son las más adecuadas. Pero antes de acusar a Lansbury de poner sobre los hombros de las mujeres toda la responsabilidad de sufrir acoso, tengamos en cuenta dos cosas importantes.

Primero que ella, por simple estadística, lo habrá tenido que sufrir varias veces a lo largo de las muchas décadas que lleva trabajando delante de las cámaras. Lansbury no ha tenido la suerte de desarrollar su carrera en un mundo en el que a los hombres se les podía decir basta. Si hoy todavía a muchas actrices se les cuestiona por hablar de esto, imagina la presión que sentirían las que pasaban por ello en la década de los 50 o los 60 y no podían denunciarlo públicamente. Así que antes de despreciar a una mujer de 92 años, pongámonos en su lugar. Empatía lo llaman.

Y segundo, pero no menos importante: leamos de nuevo en la fuente original lo que Lansbury dijo nada más terminar esa frase de “las mujeres deberíamos asumir algo de culpa” que tanta polémica ha despertado:

“De todas formas, es horrible decir que no tenemos el derecho a lucir todo lo atractivas que queramos sin ser acosadas y violadas. ¿Deberían las mujeres estar preparadas para algo así? No, nunca. No hay excusa para que nadie nos haga eso. Creo que esto va a parar a partir de ahora. Tiene que hacerlo. Y creo que precisamente por eso muchos hombres deberían estar preocupados desde ahora”.

¿De verdad crees que en esta declaración hay el más mínimo atisbo de justificación del acoso?