Ana Brenda, entre la moda, la televisión y ¿posible boda?

Con motivo del estreno de ' Por amar sin ley", recuperamos una charla con la actriz sobre equidad de género, su faceta como imagen de Julio y planes de boda.

Ana Brenda ha estado tres años alejada de la televisión, pero en ese lapso la actriz probó cuanto terreno se le puso enfrente: cine, series, teatro musical y acaba de convertirse en la primera actriz en estelarizar una campaña de Julio. Hoy, no es menos agitado. Por la noche se estrena, Por amar sin ley el nuevo proyecto televisivo que estelariza junto a David Zepeda y Julián Gil.

"Yo nunca paro", dice a Vanity Fair. Pero además, entre todos sus proyectos, logró consolidar su relación con el español Iván Sánchez (ambos posaron para Vanity Fair en abril de 2017). ¿Acaso los planes de una boda forman parte de su agenda? "Pregúntale a una persona que está en otro huso horario, no sabemos aquí todavía. Pero estoy bien contenta. Vamos a decirle a Julio a ver si quiere hacer una línea de novias y de una vez aprovecho y les robo un vestido", dijo en tono de broma.

En tono serio, la actriz aseguró : "No sé que depare la vida. Tampoco digo 'no quiero' o 'quiero ya', estoy disfrutando, estoy feliz. Sé que me lo preguntan desde un lugar padre, quieren verme contenta pero lo sabrán si pasa".

Su regreso a la pantalla chica es en Por amar sin ley, que describe como un "híbrido serie-novela" donde encarna a una abogada internacionalista que trabaja para un prestigioso bufete jurídico. Para la actriz, ese proyecto tiene una mayor trascendencia, pues la trama coincide con muchos temas que están en el candelero como el acoso sexual y la igualdad de condiciones para hombres y mujeres. "En mi experiencia personal no he vivido nada raro. Desafortunadamente, he tenido que demostrar a mi misma y a la gente lo que valgo, desgraciadamente. Pero nunca he vivido nada extraño y eso debería ser lo normal".

Ana Brenda quien se sumó de forma inmediata a la iniciativa Time's Up agregó.  "Lo que me parece increíble de este proyecto es que hablamos de un despacho donde son socios hombres y mujeres por igual. La cuestión de que haya discriminación de salario o género ni siquiera está implícito. Nos sentamos en la mesa por igual y eso debería ser el mundo. No deberíamos tener que hablar de esto"

Ana Brenda Julio