A Nikolaj Coster-Waldau no le gusta nada esta idea de los jefes de 'Game of Thrones'

“¿De verdad alguien cree que eso es verdad? Me parece una idea realmente estúpida”, ha dicho.

Etiquetas:

Larga será la noche para los fans de Game of Thrones, que acostumbrados a tener nuevos episodios cada año, tendrán que esperar hasta 2019 para saber cómo termina su serie favorita. Y no se trata de no tener paciencia, sino del miedo a que sea demasiado tiempo como para mantener en secreto los detalles de la última temporada.

Si hace unos meses robaron guiones y episodios completos del servidor de HBO, ¿quién nos asegura que nadie se saltará el contrato de confidencialidad para descubrirnos cómo acaba todo antes de tiempo?

Conscientes de ese potencial problema, que no solo arruinaría la ilusión de los seguidores de la serie sino un negocio de millones de dólares, los ejecutivos de la cadena adelantaron hace unas semanas su plan para evitar cualquier filtración: rodar varios finales y solo descubrir el verdadero cuando se emita el último episodio.

Algo que en teoría suena muy bien pero que en la práctica, para algunos de los actores, sería una tontería. Y no porque eso significaría que tienen que aprenderse guiones falsos, sino por el malgasto de dinero que eso supondría en una temporada que ya ha aumentado el presupuesto para sus últimos capítulos, que pasarán de costar 10 millones de dólares a costar 15 cada uno.

“No te puedes gastar 100.000 dólares al día para rodar algo que no se va a usar. Eso no puede pasar”, ha dicho Nikolaj Coster-Waldau, que interpreta a Jaime Lannister, en una entrevista. “¿De verdad alguien cree que eso es verdad? Me parece una idea realmente estúpida”.

No es habitual que un actor cuestione así las ocurrencias de sus jefes. No al menos cuando todavía le queda tiempo de rodaje y eso podría significar su despido. Así que una de dos, o Nikolaj sabe ya que va a durar poco en esta última tanda; o está tan seguro de ser imprescindible que no tiene miedo a decir lo que piensa. Si hacemos caso a sus siguientes declaraciones, deberíamos pensar más en lo segundo.

“Simplemente no puede ser verdad. Todavía no he leído los guiones, pero a menos que piensen enseñar varios finales que supongan una vuelta de tuerca inesperada en la trama, nadie va a gastarse ese dineral en una serie que ya de por sí es carísima”. Como buen Lannister, Nikolaj piensa en el lema de su familia ficticia: siempre hay que pagar las deudas.

Razón no le falta, pero, ¿qué supone a la HBO ampliar unos cuantos millones de dólares el presupuesto para proteger unos beneficios que se multiplican por 100 cada uno invertido? En menos de 24 meses tendremos la respuesta. Insistimos: paciencia. No nos queda otra.