Serena Williams vuelve a jugar tenis tres meses después de dar a luz

A pesar de su derrota, el partido jugado en Abu Dhabi le pareció “maravilloso”.

Serena Williams ha vuelto a las canchas después de una breve pausa debido al nacimiento de su hija, en septiembre, y a su boda, en noviembre. Aunque fue vencida por la campeona del Roland Garros, Jelena Ostapenko, en un juego de exhibición el sábado en el Mubdala World Tennis Championship, en Abu Dhabi, William expresó que el partido fue “maravilloso”.

“No sé si estoy totalmente lista para volver aún”, comentó Williams, de acuerdo con Associated Press. “Sé que cuando esté de vuelta definitivamente querré competir en los campeonatos. Definitivamente estoy deseando volver. Lo estoy llevando un día a la vez. Y voy a escuchar los consejos de mi equipo antes de decidirlo. No voy a evaluar mi rendimiento”, continuó. “He estado en recuperación de diversas heridas y cirugías, pero nunca había estado en recuperación por haber dado a luz a un ser humano. Así que, para mí, fue algo maravilloso, un juego maravilloso para mí.”

Williams, de 36 años, se retiró del tenis de competencia en enero, después de ganar el Abierto de Australia, y después reveló que entonces tenía varias semanas de embarazo. “Si me hubieran dicho en octubre o noviembre del año pasado que iba a tener un bebé, no estar embarazada, sino a tener un bebé, habría pensado que eran los mentirosos más grandes del mundo”, comentó Williams a Buzz Bissinger, de Vanity Fair, para la historia de portada de agosto. “Así es como me siento ahora. Esto iba a pasar tarde o temprano, y está ocurriendo muy rápido”.

Serena dio a luz a Alexis Olympia Ohanian Jr. el 1 de septiembre y poco después se casó con el cofundador de Reddit, Alexis Ohanian, en noviembre, en Nueva Orleans, y dejó claro en el partido del sábado que continuará jugando tenis.

“Al haber ganado 23 títulos de Grand Slam, entre varios otros, creo que no tengo nada más que probar”, dijo, “pero aún no he terminado”.

“Al principio, parecía un poco difícil. Pero conforme avanzaba el partido tenía menos miedo. Sabía que no me iba a caer ni a romperme”, expresó, “mientras más jugaba, más confianza tenía y sentía que podía ir por tiros a los que temía en el primer set”.

El Abierto de Australia, el primer torneo del Grand Slam, comienza el 15 de enero.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.

Serena Williams