El Papa festejó su cumpleaños con pizza

El Papa Francisco es un conocedor de este platillo desde hace mucho tiempo.

Etiquetas:

Hay un momento en la vida de todos los Papas en que tienen que tomar una decisión. Deben hacer un balance del statu quo y evaluar todos los potenciales cursos de acción y las ondas que emitirá cada uno. Sopesar el potencial divino y cualquier intervención diabólica que pueda interponerse en su camino. Llega un momento en el que debe elegir: ¿Pizza o pastel?

El Papa Francisco llegó a esta encrucijada al cumplir 81 años el domingo. Debía elegir un alimento para celebrarlo. Y se decidió por la pizza. Cuatro metros de ella. Y pastel. También tuvo uno. Pero la pizza fue la estrella de la fiesta. El pan de la vida, modestamente cubierto por una capa de salsa de tomate sagrada y bendecido con mozzarella. Con una vela encima.

Qué momento para alejarse de la Orden Divina de los Pasteles después de tantos años. Debe haber tenido tantos hasta ahora. Ha habido todo tipo de pasteles, ¡pero cumple 81 años! Más de ocho décadas sobre la Tierra, ¡y casi cinco como portavoz del Señor, vicario de Jesucristo, Su Santidad, el Patriarca de Occidente, el gran bambino! Es mucho tiempo. Por qué no mezclar un poco las cosas. Es pizza. Por qué no tomarse un descanso del pastel este año y comer una tarta.

Y eso hizo. Comió pizza por su cumpleaños número 81. Un grupo de niños de la clínica pediátrica del Vaticano, el Dispensario de Santa Marta, lo ayudó a la soplar la vela. Les dijo que comérsela les ayudaría a crecer, según Associated Press. Es verdad. Más que un pastel, en términos de propiedades para el crecimiento infantil.

De cualquier modo, el Papa Francisco dijo una vez: “Lo único que me gustaría hacer es salir un día sin que nadie me reconozca y dirigirme a una pizzería por una pizza”. Quizás esta es su manera de tener su pastel y comérselo.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.