Leonardo DiCaprio parece haber encontrado su hábitat perfecto

Siempre fue Florida.

Etiquetas:

¿Cuál es tu hábitat natural? ¿Eres una persona de ciudad, nacida para pasear en tacones por la calle, hacer malabares con una taza de café, un celular y llevar montones de archivos para las reuniones importantes mientras suena una canción de KT Tunstall? ¿Eres un muchacho de pueblo, forjado en las llamas de una fábrica de la Ford, destinado a permanecer sentado con una Bud en la mano mientras observas el brillo de las luciérnagas y una chica en shorts de mezclilla baila junto al río? ¿Estás hecho para el clima frío o solo te hace feliz el calor? ¿Prefieres las implacables lluvias de Seattle o el inclemente sol de Phoenix?

La razón por la que preguntamos es porque creemos que todo el mundo tiene su lugar. Su ambiente ideal. Y no necesariamente se trata del sitio en donde uno nació. Puede ser un lugar que encuentres a lo largo de tu vida y que te hace pensar, al descubrirlo: “Éste es”, mientras sientes un hormigueo agradable y relajante. Es una experiencia mágica cuando encuentras el sitio exacto en el que embonas a la perfección y todo parece cobrar sentido.

Bueno, damas y caballeros, nos complace anunciar que alguien finalmente lo ha encontrado. Ese alguien es Leonardo DiCaprio, quien, de acuerdo con Page Six, estuvo en Miami, Florida, el fin de semana pasado, yendo a clubes nocturnos y demás. Al leerlo ustedes podrán pensar: “¿Y eso qué?” Leonardo DiCaprio visita clubes nocturnos en todos lados —en Nueva York, Los Ángeles y seguramente en Denver, si es que ha ido alguna vez—. Y tienen razón. No hay nada extraño en que Leonardo DiCaprio vaya a clubes nocturnos en Miami, nada que sugiera que ha encontrado su lugar.

¡Excepto! Excepto, querido lector, que Page Six también dice que: “La visita de Leo coincidió con la Miami Swim Week, una semana de moda de trajes de baño, en donde Sports Illustrated celebró un espectáculo con modelos que competían por aparecer en su edición de 2018. ¡Y eso lo cambia todo! ¿Pueden imaginar un lugar más adecuado para Leonardo DiCaprio que la escena nocturna de Miami durante una convención de modelos de trajes de baño? ¿Una ciudad llena de jóvenes modelos veinteañeras ansiosas por ser descubiertas? Este es su escenario perfecto, su hogar espiritual. Estamos muy felices de que lo haya encontrado. Es muy afortunado.

Pero DiCaprio no tiene suerte en un sentido. Verán, algunas personas encuentran su lugar y es su lugar para siempre. Ina Garden es feliz revolviendo un enorme bowl lleno de deliciosa comida en su cocina sea primavera, verano, otoño o invierno en East Hampton. No hay ningún problema. ¿Creen que a Sarah Jessica Parker le importa si pasea en la calle 12 de Little West durante la Fleet Week, o durante San Gennaro? ¡No! Le da igual. El Nueva York de Sarah Jessica Parker es siempre el Nueva York de Sarah Jessica Parker.

En el caso de DiCaprio, por otro lado… bueno, su lugar depende de la temporada. Los clubes de Miami son espectaculares la mayoría de las noches. Pero estos son solo el alma del hogar de DiCaprio durante la Miami Swim Week. Y, en particular, cuando Sports Illustrated organiza un concurso. Así que, desafortunadamente, DiCaprio es lo que llaman un “Brigadooner”, alguien cuyo lugar mágico solo existe en determinadas ocasiones, alguien que constantemente anhela que el Edén aparezca y frecuentemente se siente perdido, desarmado e invisible hasta que se le revele una vez más. Si es que alguna vez lo hace. (Quién sabe si Sports Illustrated estará durante la Swim Week de nuevo.)

Mientras tanto, DiCaprio intentará, como siempre lo ha hecho, llenar el vacío en otro lado. Con viajes a la ribera francesa. Buscando una actitud zen en Tao. Tratará de ahogar su sensación de entropía en St. Tropez. Pero nunca funcionará del todo. Siempre añorará la dulce brisa caribeña de Miami durante la Swim Week, cuando la ciudad entera está decorada con bikinis, cuando las copas siempre valen la pena y el ritmo de la música coincide con el de tu corazón. Puede ser una vida difícil, pasar 51 semanas esperando por una sola. Pero ése es su destino. Y solo le queda aceptarlo.

¿El resto de nosotros? Si aún no lo hemos hecho, seguiremos adelante y trataremos de encontrar el sitio al que pertenecemos. Ese es el gran viaje de la vida. Pero ni siquiera lo intenten con la Swim Week de Miami. Esta ya ha sido reclamada, de la manera más poderosa en que un lugar y un tiempo pueden ser reclamados.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.