Dejen en paz la nueva casa de Julia Roberts en Malibú

¡Su casa de 3.9 millones de dólares junto al mar está bien!

Etiquetas:

Julia Roberts compró una casa nueva —con tres recámaras y un baño— en Point Dume, en Malibú. Es su tercera compra consecutiva en el vecindario, un enclave de Hollywood lleno de lujo, glamour y Matthew McConaughey.

Ella y su esposo, Danny Moder, comenzaron su colección en 2003 con un extenso complejo en la cima de un acantilado con más de ocho mil metros cuadrados, por el que pagaron 9.5 millones de dólares. Después adquirieron una propiedad de tres habitaciones y dos baños por 6.84 millones en 2016 (frente al HQ de Roberts). Ahora compraron este pequeño oasis estilo rústico junto al mar, a unos 20 minutos de las demás, por una cantidad más modesta: 3.9 millones.

Sin embargo, hay muchas personas que no tienen una impresión favorable de la propiedad. Variety, que informó sobre la expansión de la cartera de Roberts, la calificó de “francamente baja”. El Daily Mail, por su parte, la llamó “desgastada” y “no muy glamorosa”, con “terrenos estériles” y “un patio trasero maloliente”. Y también se sugirió que era un sitio adecuando para las niñeras.

Para aclararlo, la casa está bien. Cara, pero bien. Incluso bonita. No hay tomas interiores disponibles en internet, así que quizás las paredes de carga estén hechas de plomo cubierto de asbesto y el papel tapiz sea de trozos de discos compactos no vendidos de Now That’s What I Call Music!, de 2002. Pero desde el exterior, parece ser simplemente otro hogar fuera del hogar. Julia Roberts posee otros dos en la zona. Hay una yurta junto a un acantilado en uno de ellos. ¡Ella está bien y la casa también!

De acuerdo, quizás la actriz esté comprando Point Dume casa por casa y convirtiéndolo en su Robertslandia personal para su familia y amigos. Pero eso también está bien. Solo hay un pequeño porcentaje de gente que podría siquiera pensar en comprar este pequeño espacio. Ella nos dio La boda de mi mejor amigo y Erin Brockovich, así que tiene todo el derecho de adquirir esta casa para que haga juego con las demás.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.