Fox renovó el contrato de Bill O'Reilly después de que éste llegara a un acuerdo por una demanda de acoso que había permanecido oculta

En enero, O’Reilly tuvo un arreglo de $32 millones de dólares con una antigua analista de la cadena, de acuerdo con The New York Times.

Ha salido a la luz otro arreglo económico por acoso sexual de Bill O’Reilly. The New York Times informó sobre un sexto pago realizado por O’Reilly, esta vez a Lis Wiehl, una analista de la cadena Fox News quien lo acusó de abuso sexual, por el monto de 32 millones de dólares, la cantidad más elevada hasta ahora.

El Times reportó que la demanda de Wiehl incluye: “Denuncias de acoso reiterado, una relación sexual no consensuada y el envío de pornografía gay y otros materiales de sexo explícito”. La empresa matriz de la cadena, 20th Century Fox, reconoció que tenía conocimiento de las demandas contra O’Reilly, pero continuó con la negociación de un contrato que garantizaría al ex conductor una extensión de cuatro años por 25 millones de dólares anuales en febrero —siete meses después de que Fox News expulsara al ex presidente Roger Ailes por acusaciones similares.

Las entrevistas realizadas por el Times a las personas relacionadas con el arreglo indican que la empresa intentó sin éxito contener una segunda ola de demandas por acoso contra O’Reilly. En un principio, Rupert Murdoch y sus hijos querían apoyar a O’Reilly después de que el escándalo se hizo público, a pesar de Fox News estaba en vías de convencer a sus empleados de que la compañía con un ambiente nuevo y más seguro tras la salida de Ailes. O’Reilly era un elemento especialmente valioso para la cadena después de que la ex conductora Megyn Kelly abandonó la NBC. Pero en abril, los Murdoch decidieron despedir a O’Reilly de todos modos, después de que los medios centraran su atención en las denuncias en su contra.

En una declaración, Fox News afirmó que ellos no estaban al tanto de la cantidad de dinero que O’Reilly y Wiehl habían acordado y que “seguramente tendrían que renovar” su contrato de todos modos, dado que “él es la estrella más grande de la televisión por cable”. La declaración también señalaba que se habían añadido ciertas previsiones al contrato para que la cadena pudiera despedirlo si surgían problemas similares al caso de Ailes. “Consecuentemente, la compañía actuó con base de los términos del contrato”, decía la declaración.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.