¿Acoso sexual en México? Estas celebridades se vieron involucradas

Recordemos algunos de esos espeluznantes episodios manufacturados (tristemente) en nuestro país. ¿Listas sus apuestas sobre quién engrosará la lista próximamente?

Las voces que se alzaron
A través de su documental Cuando conocí al Chapo, Kate del Castillo fue de las primeras personalidades mexicanas que alzó la voz sobre los abusos, insinuando que Televisa ofrecía los servicios sexuales de algunas de sus actrices en un catálogo. La empresa, de inmediato amagó con demandar y exigió pruebas. Posteriormente, la ex RBD, Dulce María, atizó el fuego y dio fuerza a la versión de Kate asegurando que aún existe de manera no oficial (¡pues claro!) esa transacción en la que están a la renta los servicios de algunas actrices. La actriz aclaró que eso “existía en todo el mundo, y que dependía de cada persona aceptar o no”. A su denuncia, se sumaron la actriz Alejandra Ávalos, —quien afirmó que a ella, cierto círculo interno de Televisa le llegó a ofrecer hasta un millón de pesos por participar en esas actividades— (y claro, ella dice que se rehusó), y también Karla Souza quien, sin dar nombres, declaró en una entrevista radiofónica que efectivamente había sido víctima de acoso sexual alguna vez en México. Desafortunadamente, hay varios casos documentados de acosos y abuso a través de los años que nos hacen pensar que la cloaca apenas y está comenzando a destaparse.

Acoso sin gracia.
Las ramificaciones del acoso van más allá, y han alcanzado a expresiones como el stand-up comedy nacional. Recientemente, un grupo de 76 standuperos mexicanos publicaron una carta en conjunto usando la expresión “ya estuvo”, para denunciar el hostigamiento y abuso sexual en el medio.

En familia con Jorge Lavat.
La actriz Adriana Lavat (quien por cierto fue esposa de otro personaje recientemente envuelto en la polémica, Rafael Márquez) llegó a acusar a su propio padre, Jorge Lavat, de acoso sexual e intento de violación. El actor manifestó su inocencia hasta el final y en una entrevista declaró que estaba muy tranquilo consigo mismo. Lo cierto es que desde que Adriana hiciera esas graves declaraciones, la sombra de la sospecha siempre lo acompañó . En 2011 Jorge Lavat falleció y la actriz no asistió al sepelio.

Agárrenlo de las manos: Mauricio Islas.

En 2005, la venezolana Gabriela Spanic, una de las actrices más polémicas de la farándula, acusó (indirectamente) al actor mexicano Mauricio Islas de acosarla sexualmente durante la grabación de una telenovela. El escándalo estalló justo cuando él estaba saliendo de otra acusación: tener relaciones con la menor de edad Génesis Rodríguez, hija de José Luis Rodríguez “El Puma” (el famoso interprete de Agárrense de las manos). Mauricio estuvo en la cárcel por este último hecho, ya que aunque no fue una violación y sí un acto consensuado, la chica tenía 17 años. “Fui fácil de manipular”, declaró Génesis años después.
¿Y la acusación de Spanic? No prosperó, aunque la actriz aseguró en su libro, Mi vida entre líneas (¿a líneas de qué se referirá?), que Islas trataba, por todos los medios y de forma insistente, de llevarla a la cama.

Joan Sebastian: la sospecha.
Uno de los ídolos populares del pueblo no se salvó de ser acusado de abusos sexuales en su momento. El fallecido cantante y compositor estuvo envuelto en un escándalo que involucró trata de blancas y menores de edad. El suceso, que se destapó en el diario mexicano El Universal, nunca fue comprobado legalmente, aunque hubo señalamientos directos de algunos involucrados en el oscuro asunto.

Kalimba y la futura conejita.
En 2010, el cantante mexicano, que fuera integrante de 0V7, fue detenido acusado de abusar sexualmente de una edecán quintanarroense llamada Daiana. Según la versión de la chica, Kalimba la acosó y la obligó a tener un encuentro íntimo con él tras una presentación como DJ del artista en la ciudad de Chetumal, Quintana Roo. Finalmente, tras una temporada en la sombra, Kalimba fue liberado por falta de pruebas y Daiana consiguió trabajo como playmate en la versión mexicana de la revista de Hugh Hefner. La carrera de Kalimba nunca volvió a ser la misma, aunque tampoco es que fuera tan exitoso que digamos. Seguimos esperando la biopic (no es cierto, no la queremos ver).


 

Daiana en portada de 'Playboy', 2011.

El expediente Paco Stanley.
En 1999, el famoso conductor fue asesinado cuando salía de un restaurante en plena luz del día. El caso provocó que su asistente y amigo Mario Bezares fuera encarcelado junto a otras dos personas, acusado de conspiración y homicidio intelectual. Poco después fueron liberados ante la sospecha de que su arresto fue un montaje. Pero de las secuelas de la tragedia quedó el posterior testimonio de Brenda Bezares (esposa de Mario), quien aseguró, en sus memorias publicadas en 2012, que fue acosada constantemente por Paco Stanley y que incluso este le propuso que dejara a su esposo para irse con él con toda libertad... a la cama. Desafortunadamente, Paco ya no está entre nosotros para dar su versión de tan directas acusaciones.

El rey del clan.
El caso de abusos sexuales más sórdido de México ocurrió en los años 90, cuando el productor y compositor mexicano Sergio Andrade formó lo que los medios llamaron “El clan Trevi-Andrade”. En su momento las acusaciones que llevaron a la cárcel al productor (y la misma Gloria ) involucraron abuso, corrupción de menores, acoso y secuestro. Esta fichita (nos referimos a Sergio) hoy está libre y su deporte favorito es tuitear frases como: “La mujer es la contradicción más bella de la Tierra”.