Carlos Slim, un millonario ‘gallego’

Entre amigos, partidas de dominó y mucho pulpo. Así se relaja el empresario en un pequeño pueblo de 2,000 habitantes al norte de España.

Etiquetas:

Ni paraísos tropicales ni destinos paradisíacos. A Carlos Slim le conquistó hace ya muchos años la tranquilidad de Avión, un rincón de 2,000 habitantes que es testigo de divertidas reuniones de amigos en las que no existen tabús. Pese a ser una de las principales fortunas del mundo y vivir rodeado de personalidades destacadas, Slim y sus anfitriones, Olegario Vázquez Raña y María de los Ángeles Aldir, “Doña Gela”, pasan prácticamente desapercibidos en la rutina de un municipio cuyo gran atractivo es la gastronomía y las partidas de dominó.

El íntimo amigo de Carlos Slim, Olegario Vázquez Raña, es un viejo conocido del pequeño Avión. Él, al igual que el quinto hombre más rico del mundo, también hizo fortuna en México gracias a sus habilidades para el negocio —es el presidente y accionista principal de Grupo Empresarial Ángeles, que abarca hospitales, hoteles, bancos y medios de comunicación, y que lleva el nombre de su esposa—. Ambos tienen lazos íntimos y comparten importantes aficiones como la pasión por Galicia.

En Avión pasean entre verdes prados sin seguridad alguna y se relacionan con abuelos y lugareño. Una de las visitas obligadas del dúo de magnates, por supuesto, es al bar denominado "O Luar". La tasca acogió distendidas partidas de dominó —una de las pasiones confesadas de Slim y Vázquez Raña— previas a uno de los grandes eventos del verano: el cumpleaños de Doña Gela. Los manjares aztecas se vieron eclipsados por la gastronomía local y 30 kilos de pulpo, uno de los platos estrella de la región. 
La convocatoria, como en años anteriores, fue excepcional. Aproximadamente unos cincuenta invitados acompañaron a la esposa de Vázquez Raña durante su aniversario, en el que se mezclaron la cultura mexicana y española. En la mansión se dieron cita personalidades tan destacadas del escenario empresarial y político como Alberto Núñez Feijóo, actual mandatario gallego, o Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca y economista venezolano. 

Desde el otro lado del Atlántico también llegaron convocados de honor como el notario Daniel Goñi, el empresario azteca Javier Santoveña y uno de los yernos de Vázquez Raña, Roberto Ahued. A la celebración en honor a Doña Gela —como la conocen los vecinos del lugar— también se unió el político y abogado mexicano Miguel Alemán Velasco. 

El que no acudió a una de las citas estrella del pequeño Avión, o al menos no se dejó ver, fue el expresidente del Gobierno español Felipe González. El socialista y Slim mantienen una estrecha amistad que los vincula desde hace años y de la que presumieron en más de una instantánea. La segunda (y no menos importante) gran ausencia fue la del magnate español Amancio Ortega, fundador de Inditex y destacado miembro de la lista Forbes.

El encanto natural del pequeño pueblo gallego, sus deliciosos vinos y la gastronomía no dejaron indiferentes a nadie. Sin embargo, esta apartada tierra gallega sabe muy bien lo que son las fortunas y los grandes banquetes, ya que pese a tener 2,000 habitantes, en épocas estivales triplica su población debido al retorno vacacional de decenas de emigrantes que hicieron fortuna al otro lado del océano. Por eso, cuando los tranquilos vecinos de la zona atisban un flamante Rolls-Royce por el asfalto no muestran sorpresa alguna. Saben que Avión es tierra de éxito. Ellos, al igual que Carlos Slim y Olegario Vázquez Raña —que tiene una mansión en propiedad en la zona— son unos enamorados del ambiente hogareño de la Galicia profunda. Seguro que lo han disfrutado.