Billie Lourd usó el humor para superar la muerte de Carrie Fisher

La hija de la actriz concede su primera entrevista de portada para recordar sin tristeza los días más duros de su vida.

Además de dos de las más grandes estrellas que nos ha dado nunca la industria del cine, Carrie Fisher y Debbie Reynolds eran también para Billie Lourd su madre y su abuela. Y aunque nunca ha perdido la ocasión de honrar su memoria e incluso defenderla cuando la moral más conservadora jusgaba su modo de vida, es ahora cuando ha hablado por primera vez sin tapujos de lo que supuso para ella perder a estos pilares fundamentales de su vida en apenas dos días.

Para hacerlo ha contado con la ayuda de la también actriz Sarah Paulson, que a través de preguntas más propias de una conversación de amigas que de una típica entrevista periodística, nos ayuda a entender un poco la infancia de Lourd, sus planes de futuro para seguir los pasos de sus famosas predecesoras y, sobre todo, cómo era su día a día con ellas antes de que murieran.

“Recuerdo una vez, cuando tenía 9 años, que me metí en problemas por robar algo de la mochila de un compañero de colegio”, dice Lourd en el nuevo número de la revista Town & Country. “Mi madre vino a recogerme a clase nada más enterarse y, cuando entramos en el coche, se giró y me dijo: ‘¿Vas a crecer para comportarte como una imbécil?’. Y yo comencé a llorar. Ella siempre me hablaba como si fuera una adulta", afirma.

De su abuela, Debbie Reynolds, también recibía consejos constantemente. El último, tres días antes de que muriera. “Siempre me decía que teníamos que preparar un show juntas. Me preguntaba qué canciones iba a cantar y a quién iba a imitar”, rememora la joven actriz. “Y cuando le expliqué que hoy día ya no se hacen ese tipo de espectáculos, ella volvió y me dijo: ‘Por eso mismo deberías hacerlo. Sería el show más exitoso de todos. Este es un arte que se está muriendo y necesitamos que alguien lo reviva”.

Pero pese a lo que pueda parecer por estas declaraciones, la entrevista con Lourd, a quien en estos meses veremos en la próxima temporada de American Horror Story y en la nueva entrega de Star Wars, no es para nada un relato triste. Más bien todo lo contrario.

“Es importante divertirse. Si la vida no es graciosa lo único que nos quedaría es la cruda realidad y eso sería inaceptable. Incluso cuando mi madre murió el humor negro fue lo que me ayudó a superarlo. De hecho, cuando Debbie murió al día siguiente lo único que podía hacer era imaginarme a mi madre diciendome ‘¿Ves? tenía que eclipsarme otra vez. Tenía que hacerlo”.

Claro que a esta competición de ver quién eclipsaba a quién Fisher y Reynolds no eran las únicas que jugaban. Tal y como reconoce nada más empezar la entrevista, Lourd también tuvo que aprender a vivir un tiempo a la sombra de sus famosas predecesoras. “He tenido que aprender a estar sola y a sacarme las castañas del fuego sin ayuda de nadie. Y me encanta ser la hija de mi madre, es algo que siempre seré, pero ahora tengo que intentar ser simplemente Billie”.