La palabra que provoca que Amber Heard automáticamente tire un guión a la basura

Se encontró con ella “muchas veces” antes de encontrar la solución.

Etiquetas:

Amber Heard tiene un extraño truco para disminuir el número de guiones que tiene que leer: ¡eliminar los que son sexistas! “Comencé diciéndoles a mis agentes: ‘No me manden guiones en los que el primer adjetivo en una descripción femenina es ‘hermosa’. Y si la segunda es ‘enigmática’, tírenlo a la basura’. La palabra ‘enigmática’ significa ‘Su historia personal no importa’. Caí en eso muchas veces”, comentó a Allure en una entrevista para la edición de diciembre de la revista.

Heard no es la única actriz que se ha dado cuenta de lo débiles que son los papeles para las mujeres desde el guión. Hace un año, el productor Ross Putman hizo notar cómo eran las descripciones femeninas mediante la publicación de guiones reales desde la cuenta @femscriptintros. El Tumblr Casting Call Woe ha hecho lo mismo desde 2013. Las descripciones en ambos casos son… monotemáticas. Heard estima que lee entre 5 y 10 guiones a la semana, y “4 de cada 5” tienen “los mismos adjetivos: hermosa o sexy o alguna variante de ello”.

La actriz dijo que su primera acción feminista ocurrió en la primavera de 2016, en la misma época en la que se divorció de Johnny Depp alegando violencia doméstica, aunque no hizo ninguna conexión explícita al respecto (la abogada de Depp, Laura Wasser, dijo que el actor no abusó de Heard, y que ella estaba “intentando asegurar una resolución financiera anticipada alegando abuso”. Ambos retiraron las respectivas acusaciones después del acuerdo). “Antes del escándalo de Grabber in Chief, de Trump, antes del retroceso que tuvimos colectivamente como mujeres, yo ya había tenido el mío. Yo ya me había dado cuenta de que las raíces de la misoginia son muy profundas y extendidas. No fui consciente de ello hasta hace un año y medio", comentó a Allure. "He estado viviendo en la ignorancia porque comparaba la situación con la de otros lugares o con el pasado. No me había percatado de lo lejos que tenemos que llegar para ser iguales. Y con iguales me refiero a justos."

Como alguien que adoptó las ideas progresistas desde hace mucho tiempo, apunta, es difícil darse cuenta de ello. "Yo he apoyado la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles desde los 16 años", comentó. Mientras crecía, mis amigos tenían pósters de 'NSync y yo coleccionaba propaganda feminista de la Segunda Guerra Mundial. Nuestras madres y abuelas trabajaron para crear un ambiente que es decepcionantemente cómodo. Lo damos por sentado. En comparación con otros lugares o con las generaciones previas, nos va muy bien. Seguro, pero hay aquí muchas cuestiones sexistas. Estaba equivocada. Estaba muy equivocada".

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.