Querida Michelle Salas: queremos comernos tu cuenta de Instagram

De una ensalada fresca a un abundante plato de pasta, la fashion blogger siempre sabe cómo lograr que se nos haga agua la boca.

Etiquetas:

Pasear los ojos por la cuenta de Instagram de Michelle Salas siempre es un deleite. No sólo por los cuidados estilismos que la hija de Luis Miguel y Stephanie Salas muestra en cada fotografía, sino por las imágenes de los suculentos platillos que publica y que se han convertido, de manera involuntaria, en una guía gourmet que cualquier comensal con un paladar bien entrenado estaría encantado de seguir. Así que la próxima vez que se encuentre en Nueva York o Los Ángeles y no sepa dónde saciar su hambre, simplemente eche un vistazo a la red social de la socialité y siga sus pasos.

Advertencia: las siguientes imágenes pueden fomentar el apetito en el lector.

Para comenzar la mañana en Nueva York, al estilo de Michelle, tendría que visitar la pastelería Venieros (fundada en 1894 por el italiano Antonio Veniero) y beber un café acompañado de un tiramisú o un sfogliatelle recién horneado. Esto es sólo para calentar motores, pues de ahí habrá que dirigirse al restaurante Friend of a Farmer para desayunar unos deliciosos huevos benedictinos con tocino canadiense y guarnición de papas.

Por la tarde, mientras disfruta de un paseo por las calles de la ciudad, no estará de más hacer una parada técnica en Sant Ambroeus para probar uno de sus gelatos. Decántese por un Taglio al Limone (de limón con prosecco), una Coppa Paciugo (sabor a pera) o la Coppa San Marco con café expreso. Mamma mia!

Para cenar consiéntase con un generoso plato de pasta en alguna de las sucursales del prestigioso restaurante Cipriani (Guiseppe Cipriani, su fundador, es considerado el inventor del carpaccio) o clave el diente en alguna de las recetas del restaurante del Four Seasons Hotel. Eso sí, no olvide acompañar sus alimentos con una copa de vino tinto.

Si en vez de estar en "la ciudad que nunca duerme" usted se encuentra en Los Ángeles, entonces comience su día en Melorse Avenue con una visita al restaurante Cecconi’s para probar el que describen como “su platillo más instagrameado”: huevos verdes con aguacate y pesto sobre un pan multigrano.

Otra opción para el desayuno es Alfred Coffee & Kitchen, en donde podrá disfrutar de un café Stumptown servido en un waffle con chocolate (conocido como el “Alfredcone”), porque, por supuesto, así es como se sirve el café en California.

Ahora bien, si lo suyo es fusionar el desayuno con el almuerzo, entonces disfrute de un brunch en el restaurante Lemonade (de los chefs Ian Olsen y Alan Jackson) y pida una deliciosa ensalada suiza con apio, zanahoria y betabel; un tabule de coliflor con quinoa o una mezcla de hongos shiitake, calamar, farro y palmitos, acompañada de una refrescante limonada con pepino y menta. O diríjase a Zinque para probar su ensalada de arúgula, aguacate, tomate cherry, queso parmesano y atún fresco.

Sin importar cual de las opciones anteriores elija, considere que siempre debe quedar espacio para el postre, en especial cuando se trata de un petit four en Bottega Louie.

Pero no se preocupe, que en esta guía improvisada no todas son calorías desproporcionadas. Cuando se trata de mantener la línea, Michelle Salas sabe cómo hacerlo sin sacrificar el sabor. En una de sus fotos recomienda unas tostadas de arroz con aguacate y semillas de chía, perfectas para empezar un detox, o una ensalada con salmón a la plancha.

¡Buen provecho!