Los 10 mandamientos de Sandra Bullock

De villana a policía, la actriz nos ha dado varias lecciones de vida a través de sus películas. Aquí las más destacadas.

En un día como hoy, en el que Sandra Bullock está de cumpleaños, podríamos cantarle sus mañanitas al estilo Minions –donde da voz a la villana Scarlet Overkill- o sorprenderla con el actor Jon Hamm, con quien se rumorea ha comenzado un romance tras coincidir en el rodaje de la cinta animada, saliendo de un suculento pastel. Sin embargo, nos pareció más oportuno festejar a la actriz con un recuento de las 10 grandes lecciones de vida que nos ha dado a través de sus papeles en la gran pantalla y por las cuales le estaremos eternamente agradecidos.

1.- Un little blue dress es siempre una apuesta segura para dejar boquiabiertos a los presentes. En Miss Simpatía la actriz dejó claro que da igual cómo lleves arregladas tus cejas o si los tacones te juegan una mala pasada, unas curvas de infarto opacarán cualquier contratiempo.


 


2.- Que no te avergüence decir que George Clooney es el protagonista de tus sueños. En su peor momento durante la cinta de Gravedad, cuando pensaba que el espacio sería su lecho de muerte, Sandra Bullock mantiene una conversación, gracias a su subconsciente, con el compañero que se sacrificaba minutos antes para darle a ella una oportunidad.


 


3.- Si te despiertas en mitad de la noche y no puedes conciliar el sueño, nada mejor que unas margaritas en familia mientras bailas como loca en la cocina. Y por la resaca ni te preocupes, dales un toque mágico a tus bebidas, como hizo la actriz en Hechizo de amor, y al siguiente día amanecerás como nuevo.
 

 


4.- ¿Harta de esperar a que esperar a que tu novio se digne a proponerte matrimonio? No lo dejes al azar y mucho menos a su libre albedrío. Las mujeres del siglo XXI, como Sandra en La propuesta, llevan las riendas de la relación al grado de ser ellas las que “entregan el anillo”.


 


5.- ¿Te estresa estar un viernes de quincena, hora punta, en el Periférico? Todo es cuestión de perspectiva. ¿Qué opinarías si además de esas variables le añadiéramos que conduces un camión repleto de pasajeros con una bomba a punto de estallar? Así le ocurrió a Sandra Bullock en Speed y salió airosa de la situación. Aunque quizá la presencia de Keanu Reeves en escena funcionara como aliciente...


 


6.- ¿Una semana dura en el trabajo? ¡Pare de sufrir! Dile a tu compañera de oficina que la invitas a tomar algo y váyanse a bailar y a relajarse, como hizo la actriz junto a Melissa McCarthy en Chicas armadas y peligrosas. Tan solo trata de mantener la blusa puesta hasta el final de la noche y evita los bailes pegaditos con hombres que podrían ser tus abuelos...


 


7.- Por muy bueno que sea un coach, nada se compara con una madre entregada. Y para madre coraje, la Sandra Bullock que inspiró a un joven desconocido a ser una estrella de la NFL en Blind Side. La academia le otorgó el Oscar a la mejor actriz y nosotros, nuestra más profunda admiración.

 


8.- Las mujeres tienen un sexto sentido. Aunque la mayoría de las veces no se detengan a escuchar a esa pequeña voz en su cabeza, quizá decidan comenzar a seguir sus instintos, tras ver lo que la actriz fue capaz de predecir con sus visiones en Premonición. Otra cosa que Bullock nos dejó como enseñanza en este drama psicológico fue la utilidad de esquematizar la realidad.

 


9.- Lo que Ben Affleck demostró en Fuerzas de la naturaleza es que al final, por muy divertido que resulte el viaje, el destino está escrito. Aunque Sandra Bullock viviera la gran aventura de su vida con un desconocido, al final ella solo fue una opción y el novio decide volver a los brazos de su prometida.

 


10.- Si eres de los que suele caminar sin sentido de un lado para otro mientras habla por teléfono, la escena de Crash: Alto Impacto en la que la actriz termina rodando por las escaleras te enseñará a quedarte sentadito mientras mantienes una conversación. Más aún si esa plática te llevará por una montaña rusa de emociones que desestabilizarán tu equilibrio físico y mental. Sandra se alzó con la estatuilla pero puede que tú acabes con un brazo roto.