Julia Roberts da la espalda a la fama para cuidar de sus hijos

En lo que respecta a su familia, la actriz tiene claro dónde poner el límite.

Etiquetas:

A pesar de los cambios vitales que el mundo ha experimentado durante el último siglo, hay ciertas cuestiones que se mantienen inmutables. Y ser hijo de famoso es muy parecido ahora que antes. Si tu padre es alguien exitoso, lo más probable es que el hecho de ser su hijo te mantenga en el candelero desde que naces. Siempre ha sido así, pero ahora la edad de sucesión se reduce cada vez más y los jóvenes se preparan para suceder a sus progenitores ejerciendo como modelos, artistas o influencers.

La prensa cubre desde sus inicios la vida de los pequeños descendientes: seguimos con detalle el embarazo de Beyoncé, somos testigos del primer rap de su hija Blue Ivy, y debatimos acerca de la supuesta transexualidad de una niña menor de edad. Pero a pesar de que la familia cotiza en alza -si no que se lo digan al clan Kardashian o a las Hadid- aún hay celebrities que optan por criar a sus hijos lejos de los focos e intentando que su infancia sea lo más cotidiana posible.

Es el caso de Julia Roberts; la actriz, a pesar de haber sido coronada con el reconocimiento supino en Hollywood -‘Novia de América’-, procura tener un perfil bajo cuando se trata de estar con su familia. Quizás por eso muy pocos conocen a su marido, el operador de cámara Danny Moder, y a sus tres hijos, Hazel Patricia, Phinnaeus Walter y Henry Daniel. Ellos tampoco parecen conocer demasiado bien qué papel ocupa su madre en la industria cinematográfica. “No saben a qué me dedico. Ese tema aun no forma parte de sus vidas. Solo son niños y yo soy su madre, así que ellos no tienen que lidiar con nada de eso”, reconoció la actriz al diario Express hace unos años.

Hasta el momento, Roberts ha conseguido su propósito de mantener a sus hijos lejos de la industria. Y ellos tampoco se han interesado por seguir los pasos de sus padres. Quizás porque la educación que ambos le han dado dista de la de otras familias en las que la fama es un pilar fundamental desde que naces. Habrá que ver qué ocurre durante la adolescencia de los tres niños, pero todo indica que escogerán otros caminos vitales. Porque a pesar de que aplaudimos las sagas familiares y el mundo del espectáculo resulta muy jugoso, también es importante poner en valor a aquellos que escogen un camino menos visible y quizás más difícil, pero que son igual de felices.