La boda que unió al linaje inglés con un imperio colombiano

Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley se casaron este fin de semana en poblado cercano a Granada.

Este fin de semana, la localidad de Íllora, España, no ha tenido más ojos y oídos que para una boda, la del magnate colombiano-estadounidense Alejandro Santo Domingo y Charlotte Wellesley, hija del duque de Wellington, que protagonizaron una fiesta que tomó la ciudad con invitados distinguidos.

Desde el viernes comenzaron las celebraciones con una cena en la Alhambra; el sábado fue la ceremonia nupcial en la Iglesia de la Encarnación en Íllora, de forma previa, los novios ofrecieron un coctel en la finca La Torre, propiedad del duque. La fiesta se extendió hasta el domingo, cuando algunos invitados disfrutaron del flamenco en la Venta El Gallo.

El ajuar de Charlotte Wellesley fue un vestido strapless, diseño de Emilia Wickstead. Por su parte, Alejandro Santo Domingo llegó a la iglesia acompañado de su madre Beatriz Dávila de Santo Domingo, él vistió un traje gris Oxford de tres piezas con una corbata verde menta.

Sin falta estuvieron los padres de la pareja, el actual duque de Wellington, Charles Wellesley, y la princesa Antonia de Prusia (bisnieta del Káiser Guillermo II) y la madre del novio. Entre los invitados estuvieron el Rey Juan Carlos, Camilla Parker Bowles, Andrea Casiraghi, Tatiana Santo Domingo, Lauren Santo Domingo, la modelo Eva Herzigová y su esposo Gregorio Marsiaj, James Blunt acompañó a Sofia Wellesley.

Siendo él colombiano y ella británica, para casarse eligieron un lugar neutro, esta finca que es propiedad del duque y donde ella pasó varias escapadas cuando era pequeña. Fue ese el enlace que recibiera a la familia del segundo hombre más rico de Colombia (con un patrimonio de 4,800 millones de dólares, según Forbes) y a la aristocracia europea.