Bernie Ecclestone, el extravagante rey de la velocidad

Te presentamos la historia detrás del hombre que mueve los hilos de uno de los deportes más millonarios del mundo.

Etiquetas:

Un día como hoy, pero de hace 85 años llegó al mundo Bernie Ecclestone, uno de los nombres más importantes relacionados con la Fórmula 1, cuyo reinado de más de treinta años ha estado rodeado de controversia y una que otra extravagancia.

Desde su nacimiento en Suffolk, Inglaterra, Ecclestone demostró que su ambición, ingenio y habilidad para los negocios son sus puntos fuertes. Existe una anécdota en la que se asegura que, cuando Ecclestone estaba en la escuela, solía comprar panecillos para luego venderlos a sus compañeros a un precio más caro, amasando así la que sería su primera fortuna, nada mal para el hijo de unos pescadores.

Entusiasta de las motocicletas y automóviles desde su juventud, Bernie Ecclestone se convirtió en piloto de la Fórmula 3 en 1949. Sin embargo, el gusto le duró pocos años, ya que tuvo un accidente en una pista que lo obligó a dejar la competencia y enfocarse en sus negocios, aunque nunca perdió el gusto por la velocidad.

Fue a mediados de 1960 que Ecclestone regresó a las pistas, pero no detrás del volante, sino como manager de Stuart Lewis-Evans, con quien iniciaría su meteórico ascenso dentro del gran circuito de las carreras automovilísticas al comprar el equipo Connaught.

Nadie imaginaría que la modesta escudería le abriría las puertas al ambicioso Ecclestone, quien para 1972, y tras la muerte del piloto Jochen Rindt, se convirtió en dueño de la escudería Brabham y fundador de la Asociación de Constructores de la Fórmula 1 (FOCA), dando el primer paso hacia el –casi– total control de la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

Gracias a su posición como miembro de la FOCA, Ecclestone ejerció su influencia y transformó a la Fórmula 1, de un deporte exclusivo de ciertos círculos de la sociedad a uno de los espectáculos más vistos y televisados del mundo, al convencer astutamente a las televisoras de comprar los derechos de la temporada completa en lugar de carreras individuales.

Dicha influencia tenía un objetivo mucho más grande, ya que al poco tiempo se asoció con Max Mosle para crear la Formula 1 Management, a mediados de los años noventa, y así quedarse con los derechos completos de transmisión de la Formula 1, aumentando su fortuna y dominio sobre las decisiones dentro y fuera de la pista.

 

Claro que un millonario como Bernie Ecclestone no podía estar alejado del escándalo. Sólo hay que recordar su divorcio de Slavica Malic en 2012, el cual fue considerado como uno de los más caros de la historia al pagar la nada despreciable cantidad de 6 mil millones de pesos y en el que existían rumores de maltrato y abuso por parte de la modelo.

Además de su escandaloso divorcio, Ecclestone ha estado involucrado en diversos alegatos de soborno, ya que su habilidad para las negociaciones era a veces sobrepasada por su capacidad de comprar voluntades ajenas. En 2013, una serie de investigaciones reveló que Ecclestone estuvo involucrado en el pago de 44 mil millones de pesos al director del banco alemán Bayerische Landesbank, para que comprara acciones de su compañía CVC Capital and Partners y así evitar que los bancos ejercieran control de la Fórmula 1. Y no contento con las acusaciones de soborno, Ecclestone ha hecho declaraciones a diarios como el New York Times en las que critica a los sistemas gubernamentales y alaba a tiranos históricos como Hitler y Sadam Hussein.

Ahora que se realizará el Gran Premio de México tras una ausencia de casi dos décadas, seguramente Bernie Ecclestone seguirá dando de qué hablar.