La lección de Andrew Garfield a favor de la diversidad sexual

El exnovio de Emma Stone, que interpreta el papel protagonista en la obra de teatro ‘Angels in America’, asegura que no descarta enamorarse de un hombre.

Etiquetas:

,

Vivimos tiempos en los que la figura del hombre masculino por antonomasia se resquebraja más y más. Porque la noción de sexo pierde adeptos cada día y las preferencias sexuales o amorosas han dejado de ser binarias y se han vuelto más diversas. Por eso no resulta sorprendente que cada vez más voces reivindiquen nuestro carácter agénero: la moda ya lo ha hecho lanzando colecciones que intercambian prendas -sin tener en cuenta si somos hombres o mujeres- y rompen con estereotipos enquistados en el tiempo.

En medio de este panorama, el actor Andrew Garfield ha declarado que no sabe si algún día podría enamorarse o sentirse atraído por otro hombre; unas declaraciones que aún resultan sorprendentes pero que cada vez son más habituales. Él es uno de los protagonistas de la obra de teatro Angels In America, que se puede ver en el Teatro Nacional de Londres, y que coincide con el 25 aniversario de su primer estreno. La historia, que después llevó a formato miniserie la cadena HBO, trata la crisis del sida entre la comunidad LGTBI a mediados de la década de los ochenta. La serie hace uso de un tono onírico para retratar las duras vivencias de un grupo de jóvenes que viven en Nueva York durante los tiempos de Reagan.

El pasado lunes, Garfield se reunió junto a la actriz Denise Gough para hablar sobre el proyecto en el que están inmersos. Y durante la charla, el exnovio de Emma Stone ha pronunciado, sin quererlo, un alegato a favor de la sensibilidad y la vulnerabilidad masculina. “Por lo que sé, no soy un hombre gay. Quizás me de cuenta más tarde de que sí lo soy, lo que sería maravilloso -estoy seguro- y así conseguiría explorar esa parte del jardín, pero ahora mismo estoy aislado en mi área, pero también está bien”, informó la revista Gay Times.

El actor no tuvo pudor a la hora de confesar sus miedos y reconoció que no hace tanto padeció el síndrome del impostor. “Adoro esta obra, pero tenía mucho miedo porque ¿qué derecho tenía yo de hacer un papel de un chico gay tan genial como este?”. Para prepararlo, Garfield dedicó mucho tiempo a hablar con personas que habían pasado por esta terrible enfermedad. Pero también hubo momentos para el disfrute, como esas tardes en las que quedaba para ver la serie completa de RuPaul’s Drag Race.

“Durante el tiempo que no estaba ensayando, cada domingo me reunía con ocho amigos en mi casa para ver Ru. Así es mi vida cuando no estoy en el teatro. Soy un hombre gay que no practica el acto físico – eso es todo”, confesó el actor.

Garfield asegura que no puede sentir una mayor comunión con la audiencia. “Todos nosotros estamos pasando por las mismas cosas juntos y qué importante y necesario es contar esta historia ahora”. El joven de 33 años salió de manera intermitente durante años con Emma Stone, pero a pesar de la ruptura, siguen siendo amigos y el pasado enero se mostró muy contento cuando la actriz recibió el Globo de Oro a la mejor actriz de comedia por su papel en La La Land.