¿Son Mabel de Orange-Nassau y Arpad Busson la pareja del año?

Ella es la viuda del príncipe Friso; él, un millonario francés, exnovio de Elle Macpherson y Uma Thurman.

Etiquetas:

Mabel de Holanda nunca fue una princesa como las demás. Tampoco Arpad 'Arki' Busson es un millonario al uso. Según fuentes cercanas a la Familia Real griega (Busson es amigo de Pablo de Grecia y Marie-Chantal Miller y padrino del cuarto hijo de la pareja, y Felipe de Grecia trabajó para él), ambos se habrían conocido en un evento organizado por el padre de Marie-Chantal en Venecia y reencontrado en Londres, donde viven. Ella es cuñada de los reyes de Holanda y enviudó en agosto de 2013 del príncipe Friso, quien llevaba más de un año en coma a consecuencia de un accidente de esquí.

Licenciada cum laude en Economía y Ciencias Políticas, Mabel Wisse Smit parecía la candidata perfecta para Friso, “el príncipe brillante”. Pero entonces estalló el ‘Mabelgate’ por su relación previa con Klaas Bruinsma, famoso narcotraficante que murió abatido a tiros en 1991. El Parlamento tuvo que aprobar el noviazgo y Friso renunció a sus derechos sucesorios para llevarla al altar en 2004 (¿cómo olvidar su vestido con 248 lazos de Viktor & Rolf?). Tuvieron dos hijas, las condesas Luana y Zaria, y Mabel trabajaba como CEO de The Elders, una agrupación encabezada por Nelson Mandela.

Tras varios meses de luto, reapareció en 2015: recibió el premio Champion for Change de manos de Mary de Dinamarca y asistió a la 70 Asamblea General de la ONU. Hoy Mabel centra sus esfuerzos en Girls Not Brides, una asociación que lucha contra el matrimonio forzoso, y en causas como la igualdad de género o los refugiados sirios.

Busson es un gurú francés de los fondos de alto riesgo con fama de playboy que creó en 2002 Ark, una fundación para mejorar la vida de niños desfavorecidos. Elle MacPherson es la madre de sus hijos Flynn y Aurelius y Uma Thurman de Luna, nacida en 2012.

“Cualquier sueño, por imposible que parezca, puede hacerse realidad”, dijo la princesa en 2009, en una charla sobre cómo favorecer el cambio. Puede que haya llegado el momento de volver a soñar. 

 

Más notas:
Charlene de Mónaco, la princesa que aún no ha encontrado su sitio
Don Juan de Borbón, el rey que nunca reinó, a la espera de sepultura
Lo que hay que firmar por amor… o por ser de la realeza