Kate Middleton: tras las rejas, pero sin perder el estilo

La duquesa de Cambridge vivió un momento 'Orange is the new black' tras una visita a un centro penitenciario.

Etiquetas:

Aunque uno podría pensar que la labor de las princesas y duquesas del mundo es verse fabulosas y vivir una vida llena de privilegios –que sí, en parte es lo que hacen–la mayoría también compagina su título real con una agenda laboral dedicada al servicio de los demás. Patronatos, fundaciones, visitas a centros comunitarios, reuniones con niños y jóvenes forman parte del día a día de las royals de Europa. En especial de Kate Middleton, quien algún día se convertirá en reina consorte de Inglaterra.

Desde que retomó su agenda laboral el pasado 17 de septiembre, la esposa del príncipe Guillermo no ha parado. ¿Su último compromiso? Una vista a un centro penitenciario femenil, en donde sostuvo varias reuniones con encargados del programa de Rehabilitación para Prisioneros Adictos (RAPt, por sus siglas en inglés).

Kate Middleton, duquesa y protagonista involuntaria de comerciales

La duquesa de Cambridge también aprovechó para conocer a algunas de las mujeres presas que han completado el programa con éxito. “Estoy muy agradecida con las mujeres que conocí porque compartieron conmigo sus difíciles historias personales. Es motivante aprender cómo organizaciones como RAPt ofrecen atención especializada para ayudar a las personas a romper el ciclo de adicción y buscar una vida positiva y libre de crimen”, mencionó Kate durante su estancia en la institución.

Para el día tras las rejas, la esposa del Príncipe Guillermo eligió un vestido gris de la firma The Fold –con un precio aproximado de 9 mil 400 pesos– que complementó con zapatos y un clutch del mismo color. Por supuesto, su corte de cabello estilo gringe fue el protagonista.