La boda de Pippa Middleton podría tener algunos invitados inesperados

La discusión gira en torno a si se le permitirá asistir a la ceremonia a la gente de la localidad.

La boda de Pippa Middleton es el evento de la realeza del año (asumiendo que el príncipe Harry y Meghan Markle no organicen una boda de último minuto este otoño). La semana pasada nos enteramos de que la misma Markle asistirá a la recepción de la boda (aunque no a la ceremonia de la mañana, por motivos del protocolo real). Pero mientras Markle quizás no esté en la ceremonia, que tendrá lugar en la iglesia de St. Mark, ¡parece que tal vez tú sí puedas estar ahí!

Nos explicamos. En una guía de la Iglesia de Inglaterra recientemente publicada, en el apartado de “bodas de celebridades”, los no-invitados (léase, gente normal) podrían tener el derecho de asistir a la ceremonia de la boda de Pippa. El estatuto dice: “una boda es una ceremonia pública a la que todos feligreses tienen derecho a asistir”. Lo que podría significar que toda la parroquia de Englefield, a los alrededores de la iglesia, puede asistir. ¡Y muy probablemente quiera hacerlo! Un miembro del consejo de la parroquia de Bradfield, un pueblo vecino, declaró a Telegraph: “Es una idea muy agradable que puedan ir. Estoy seguro de que estarán interesados”.

La historia de cómo Pippa Middleton también se casará con un príncipe… del dinero

Pero Kate no tiene que preocuparse todavía de que los asistentes tomen fotos con sus celulares a escondidas. El documento sostiene que aunque el público puede asistir, sólo podrán hacerlo “mientras haya asientos o espacio suficiente, a menos que surja algún verdadero asunto de seguridad”.

Esto puede complicarse un poco más, señala el Telegraph, ya que no está del todo claro lo que constituye “algún verdadero asunto de seguridad”. Un experto en leyes comentó a la publicación que el documento es “muy claro”, ya que “tanto los feligreses como quienes estén en el padrón electoral tienen todo el derecho de ir a los servicios de culto públicos, y no se les puede negar el acceso. Los matrimonios no son un evento privado, sino público”.

Es la primera vez que una guía de la Iglesia de Inglaterra sobre el tema ha sido publicada online. Un representante de la boda señaló al Telegraph que “Por motivos de seguridad, no haremos comentarios sobre los detalles privados de la boda (que tendrá lugar en propiedad privada).”

Mientras se aclara lo que ocurrirá en la iglesia, que aún parece un poco vago, ¿por qué no reservar un vuelo a Londres y lanzar los dados? Quizás podríamos llegar unos días antes para hacernos amigos de algún parroquiano de Englefield para maximizar las posibilidades, lo que también nos daría tiempo suficiente para asegurarnos de tener el tocado perfecto para el evento.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.