El príncipe perfecto existe: se llama Hussein

Un apuesto joven al que le gusta cocinar, hacer deporte y pasar tiempo con su familia.

Etiquetas:

Para encontrar al heredero del momento hay que viajar hasta Oriente Medio. Allí, en Jordania, un apuesto joven de 21 años se ha convertido en el príncipe azul ideal: guapo, buen estudiante, deportista, amante de las nuevas tecnologías, cercano y familiar, pero a la vez bregado en reuniones internacionales de primer nivel y comprometido con su país. Hussein de Jordania viene pisando fuerte bajo la atenta mirada de sus padres el rey Abdalá y la fascinante reina Rania.

Hussein está predestinado desde la cuna, pero no es un príncipe árabe al uso como lo son los hijos de reyes y jeques de los países de la península Arábiga. Hussein lleva vaqueros y ropa deportiva que combina con trajes italianos de corte impecable, pero no tiene problemas a la hora de lucir el pañuelo palestino cuando la ocasión lo requiere. Eso sí, presume de una cuidada barba al igual que su padre. Su estilo con la moda se refleja en su forma de entender la vida, muy en consonancia con la que le han enseñado sus padres, mostrando una forma de reinar mucho más abierta y occidentalizad que el resto de naciones de la zona.

Desde que nació sus padres tenían grandes expectativas puestas en él y por eso decidieron ponerle el nombre de su abuelo, el difunto rey Hussein, el fundador de la Jordania moderna y una figura clave en el siglo XX. Hussein es el primogénito de Abdalá y Rania y dese que cumplió la mayoría de edad ha sustituido a su padre, como regente, en el Consejo de Seguridad de la ONU convirtiéndose así en el miembro más joven en presidir esta reunión o en audiencias con el Papa Francisco.

Pero además de su faceta de estadista de primer nivel, Hussein es un joven de hoy en día y como tal es un gran amante del fútbol y de las tecnologías. Tiene su propio canal de YouTube, página web (distinta a la de la Casa Real) y su madre, una verdadera adicta a las redes sociales, le ha enseñado las bondades de Instagram donde el joven heredero muestra con toda naturalidad su día a día, en muchas ocasiones calcado al de cualquier otro veinteañero sin sangre azul.

Príncipe, también, de Instagram
Sabedor del poder de internet, Hussein no duda en aprovechar la tecnología para dar a conocer su trabajo lo que le ha llevado a convertirse en un auténtico influencer. Sus fotos en las redes levantan pasiones, especialmente cuando sube instantáneas familiares (tiene predilección por sus hermanos), en las que se ve su buen estado físico o en las que enseña alguno de los platos que ha cocinado junto a sus compañeros de la prestigiosa universidad de Georgetown. En su Instagram también aprovecha para mostrar su faceta de deportista, de experto militar y de guía turístico. Es frecuente verle en rincones desconocidos de Jordania con la intención de potenciar el turismo del país.

Es precisamente en la exposición que hace de su lado más humano donde se nota la impronta de Rania. Con la mejor maestra que podía tener ha aprendido a ser cercano con la gente, a interesarse por las causas humanitarias y, por su puesto, a usar su estilo, elegancia y atractivo como poderosas armas de comunicación.

Soltero, por el momento
Pero todo príncipe necesita una princesa y al joven Hussein, aunque no le faltan candidatas, aún no se le conoce novia ni oficial ni oficiosa. Por el momento parece que el primogénito de los reyes jordanos está más centrado en acabar sus estudios de Políticas, al igual que hizo su padre, que de conocer a chicas. Además, él siempre se ha mostrado muy celoso de su intimidad y es más que probable que siguiendo una vez más el ejemplo de su padre no se le vea con ninguna pareja hasta que no elija a la que será la reina de su corazón y la de los hachemitas. En cualquier caso, la futura candidata no lo tendrá fácil, Rania ha puesto el listón demasiado alto.


Más notas

Imán de Jordania y la pesada losa de ser hija de Rania
Abdalá II de Jordania, un rey eternamente eclipsado por su esposa
Rania de Jordania o la historia de la reina más chic del mundo