Harry de Inglaterra o la historia del príncipe que no se quería casar

Mientras que los ‘royals’ de su edad celebran bodas por todo lo alto, el príncipe británico asegura que aún no está listo.

Cuando formas parte de la realeza, una de las cosas que tu familia y tus súbditos esperan de ti, entre otras cosas, es que mantengas una conducta intachable –lo cual no siempre ocurre–, participes en eventos oficiales y, a cierta edad, sientes cabeza de la mano de un buen partido. Sin embargo, algunos royals prefieren saltarse las normas establecidas del deber ser y, simplemente, disfrutar la vida a su manera.

El pasado mayo, el príncipe Harry de Inglaterra, quien es bien conocido por “travesuras” que le han puesto los pelos de punta a su abuela, la reina Isabel II –como fumar marihuana, acudir a una fiesta disfrazado de Hitler o jugar strip poker en Las Vegas– conmocionó al mundo con una serie de declaraciones en las que confesó que ya se encontraba listo para contraer matrimonio y convertirse en padre. Sin embargo, el día de hoy el hijo menor del príncipe Carlos y la princesa Diana, de 31 años de edad, cambió de opinión desmintiendo los recientes rumores de que había reiniciado su romance con Cressida Bonas, y reavivando las esperanzas de miles de solteras que desean atrapar al codiciado enfant terrible de Gran Bretaña. “Hay muchas cosas que hacer antes de sentar cabeza”, aseguró Harry en entrevista con ITV News, agregando que, por ahora, se concentrará en su trabajo como voluntario.

Su declaración contrasta sin consuelo con las viejas costumbres de la monarquía y el modus operando de la mayoría de los royals de su edad, quienes han decidido cumplir con el protocolo y encontrar a una mujer a la cual convertir en princesa.

Pierre Casiraghi – 28 años
Tras más de seis años de relación, el pasado mayo el hijo menor de Carolina de Mónaco y la joven aristócrata unieron sus vidas en una bohemia boda en Italia. Probablemente ese hubiera sido el destino de Harry si hubiese continuado su relación con Chelsey Davy, con quien salió durante seis años antes de terminar su noviazgo en 2011.

Pierre Casiraghi: un dios entre mortales

Carlos Felipe de Suecia – 36 años
Aunque el único hijo varón de los reyes Gustavo y Silvia de Suecia vivía con su novia, Sofía Hellqvist, antes de casarse, ambos decidieron acatar la tradición y casarse por la iglesia el pasado junio en una romántica ceremonia considerada la boda real del año.

Además de los recién casados, existen miembros de la realeza que son considerados los solteros más codiciados, a pesar de que algunos ya tienen una pareja más o menos estable.

Philippos de Grecia – 29 años

Aunque aún no han sonado las campanas de boda para el miembro más joven de la familia real griega, Philippos ha sido visto en múltiples ocasiones del brazo de Gabrielle Dibouno, una joven con quien se sospecha sostiene una relación. Una de las últimas apariciones en público de la pareja fue durante el festival Coahella en Indio, California.

Sebastián de Luxemburgo – 23

El corazón del más pequeño de los cinco hijos de los Grandes Duques de Luxemburgo, al parecer, ya tiene dueña, aunque aún no hay boda en el horizonte. Se trata de una joven de nombre Sarah, quien estudia enfermería en la Universidad Franciscana de Steubenville, en Ohio, la misma facultad a la que acude el príncipe.

Todos ellos parecen tener el camino trazado hacia lo que se espera de un joven de su posición. Pero no te preocupes, Harry. No hay razón para sentir presión.