Antes de Letizia estuvo Eva, la que pudo haber sido reina de España

La exmodelo, que fue el gran amor prohibido del rey Felipe VI, pasa hoy prácticamente inadvertida en Oslo.

Etiquetas:

Una joven nórdica, alta, rubia y de sonrisa perfecta podría haber sido la actual reina de España. En lugar de eso, ahora es una exitosa publicista y madre de familia. La noruega Eva Sannum, novia del rey Felipe de España a finales de los años 90 lleva una vida en Oslo alejada de los focos. Pero hubo un tiempo en que la exmodelo no podía dar un paso sin ser fotografiada.

Pocos noviazgos entre miembros de la realeza han dado tanto de qué hablar como el protagonizado por Eva y Felipe. Ahora es común que los herederos se casen con plebeyas –el propio Felipe acabó casándose años más tarde con una periodista divorciada- o incluso con chicas de "dudosa reputación" (véase Sofía Hellqvist convertida en princesa de Suecia) pero, en la España de los 90 –algo arcaica y aún muy conservadora en temas monárquicos– esa relación suscitó un debate sobre la Corona nunca visto hasta entonces.

Eva y el actual rey de España se conocieron en 1997. La chispa nació en Madrid donde ambos coincidieron gracias a la cena que organizó un amigo del rey. Por aquel entonces ella trabajaba como modelo esporádica para poder costearse sus estudios de publicidad en España, ya que sus padres no podían permitirse semejante desembolso. Su angelical belleza hizo que el entonces príncipe se fijara en ella. Cupido hizo el resto.

Aunque la Casa Real nunca confirmó la relación de manera oficial, el romance era un secreto a voces en España. Habituales eran las fotografías de ambos, no solo en revistas del corazón, sino también en periódicos serios. A fin de cuentas estaba en juego el futuro del Jefe del Estado y, cotilleos a parte, los españoles querían saber más sobre esa chica rubia de ojos claros que podría convertirse en su reina. Eva y el ahora Rey fueron novios durante cuatro años. Durante ese periodo Eva vivió un auténtico infierno en algunos momentos – en aquel entonces tenía 22 años- ya que perdió su privacidad por completo.

Críticas de la opinión pública
La prensa española más conservadora no veía con buenos ojos que el futuro rey saliese con una plebeya extranjera que además posaba ligera de ropa. Parte de esas críticas se trasladaron a la opinión pública que se dividía entre los que se postulaban porque el príncipe se casase por amor y los que creían que tenía que elegir a la ‘candidata adecuada’.

En Palacio las cosas para Don Felipe tampoco fueron fáciles. Su padre, el rey Juan Carlos, nunca aceptó los orígenes y la profesión de la novia de su hijo y presionó fuertemente a Don Felipe para que pusiera punto final a la relación. La reina Sofía, que siente debilidad por su hijo varón, sí que fue algo más tolerante con el noviazgo. Con este panorama sus encuentros eran casi clandestinos y solían verse fuera de España cuando hacían escapadas casi secretas a la India o a la estación suiza de Saint Moritz.

Una de sus apariciones más comentadas, que dio la vuelta al mundo, fue cuando fueron fotografiados en la boda de Haakon de Noruega y Mette Marit. Eva no acudió como acompañante de Felipe sino por parte de la novia. Mette Marit y la exmodelo son amigas desde hace años. La imagen de los dos en aquella fue criticadísima en España y el hecho de la joven luciera un escotado vestido azul no hizo sino avivar, aún más, la polémica.

Sin embargo, otros vieron que dejarse fotografiar juntos en un acto tan importante como una boda real solo podría significar el inminente anuncio de compromiso matrimonial. Pero nada más lejos de la realidad. En diciembre de 2001 y por sorpresa, en la recepción navideña que La Zarzuela ofrece a los periodistas, Don Felipe anunció su separación. “Quiero comunicaros la decisión que hemos tomado Eva y yo. Por razones estrictamente personales y particulares, cada uno seguirá su camino en la vida. Hemos decidido acabar nuestra relación personal”, dijo hace 14 años. Una decisión que marcaría un antes y un después en la vida de Don Felipe y que le produjo un profundo dolor.

Vive en un palacete de 1,6 millones de euros
Pasó el tiempo y Don Felipe conoció a su reina, Letizia Ortiz Rocasolano. Eva hizo lo propio. Sus vidas han corrido durante estos años de manera paralela. Don Felipe subió al trono, como se esperaba de él, y Eva se ha convertido, a sus 40 años, en una afamada publicista que goza de gran reputación en Noruega. Ha ganado el premio el Lápiz de Papel, uno de los galardones de más prestigio en el ámbito de la comunicación. Además, forma parte de la Comisión Profesional de la Prensa donde arbitra las quejas a los medios, en relación a la vulneración de la vida íntima de personajes públicos, algo que ella misma sufrió en sus años de juventud.

La joven perseguida por fotógrafos de todo el mundo pasa hoy prácticamente inadvertida en su Oslo natal. Encontró el amor con otro colega de profesión, Torgeir Vierdal y tiene dos rubísimos hijos. La feliz familia vive en palacete neorrenacentista de 1880 valorado en 1,6 millones de euros.

En estos años su paz interior solo se ha visto alterada cuando el rey Juan Carlos abdicó y Felipe fue proclamado rey de España hace un año y medio. En aquella ocasión Eva se limitó a decir: “Es una decisión inteligente, Felipe es el hombre adecuado para el trabajo”, dijo.