Esperen muchos chismes de Diana y el príncipe Carlos en la biografía de Camila

Un biógrafo real se hace cargo de la historia de la segunda esposa del príncipe Carlos.

Camila, la segunda esposa del príncipe Carlos, duquesa de Cornwall, es el foco de una nueva biografía, La duquesa: La historia no contada. Su autora es Penny Junior, quien ha escrito las controversiales historias de vida de la mayoría de los miembros de la familia real, incluyendo al príncipe Carlos, Diana y, más recientemente, las de sus hijos. El último libro de Junior está vinculado al cumpleaños número 70 de Camila, este junio, y como regalo anticipado, el Daily Mail publica esta semana algunos extractos.

Gran parte de la biografía de Camila está dedicada a la relación entre Carlos y Diana, la cual comenzó a principios de 1980, antes de boda de él al año siguiente. El libro recopila una lista de errores cometidos por Carlos durante su matrimonio con Diana (Junior escribe que él fue el “arquitecto del desastre”) y aborda varios de los chismes lascivos que persiguieron a Carlos, Camila y Diana por más de una década. Entre otros, el affaire del príncipe y la duquesa, la bulimia de Diana y un nuevo rumor de la luna de miel de la pareja real.

Durante su crucero de luna de miel en el Mediterráneo, Junior escribe: “Carlos pintaba sobre la cubierta del Britannia y se fue del lugar por hora y media para atender algunos asuntos. Regresó para encontrar (había sido Diana) todos sus materiales y pinturas destruidas. La autora adjudica el episodio, cuya fuente no revela, al deseo de atención de Diana.

La duquesa atribuye muchos de los problemas a un chip de sensibilidad, del cual, el príncipe parecía carecer. Por ejemplo, un amigo anónimo de Carlos dijo: “Él está muy interesado en las cosas objetivas, más no en las subjetivas, por lo que no podía haber entendido la complejidad de sus sentimientos. Él lee ensayos e historia, no novelas. Él ama a Shakespeare y eso te deja una enseñanza, pero si te encuentras en una prisión, como la suya, las novelas serían un gran antídoto para su aislamiento”. En Gran Bretaña, como pueden ver, uno resuelve sus emociones con un poco de E. M. Forster.

Sin embargo, Diana no aparece como una simple víctima del malentendido de Carlos. En la sinopsis, Junior compila una lista de cosas que Diana supuestamente “odiaba”. Ahí se incluyen, mas no se limitan a: el campo, los “lamentables libros” de Carlos, su trabajo, el amor de su familia por los perros y los caballos, la lluvia, Balmoral (la casa escocesa de la familia real) y estar sola. Ella no suele aparecer como compasiva en el mundo de Junior. Pero si piensa que este libro es una excusa para sacar a relucir los chismes maritales del príncipe y la difunta princesa, solo estaría parcialmente en lo correcto. Camila aparece como la salvadora del príncipe de su esposa caprichosa.

Los dos se conocieron antes de que él y Diana lo hicieran y tuvieron un affaire en 1978 o 1979, después del nacimiento de la hija de Camila con Andrew Parker Bowles. Terminaron su relación cuando Carlos se casó con Diana en 1981, pero cinco años después, unos amigos de Carlos animaron a la duquesa a llamarlo. Ellos notaron que Carlos estaba deprimido y después de aquella llamada telefónica, él y Camila renovaron su romance. “Lo que él necesitaba era alguien que estuviera a su lado”, escribió Junior, “que lo entendiera, lo amara, que no fuera demandante, malhumorada o temperamental, que fuera tierna y calurosa, que lo hiciera sentir seguro, le levantara la moral, le ayudara a recuperar su confianza y lo hiciera reír de nuevo”. 

Alguien, al parecer, como Camila. Carlos y Diana se separaron en 1992 y se divorciaron en 1996. Ella murió un año más tarde. Carlos y Camila se casaron en 2005.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.